REAL VALLADOLID

Sergio González, "tranquilo" con el mercado y ante la concentración en Marbella

El técnico del Real Valladolid trabaja con Miguel como un jugador más, siempre de la mano del club, que ha hecho "lo imposible" para que renueve.

Sergio González, "tranquilo" con el mercado y ante la concentración en Marbella

El Real Valladolid se concentrará a partir de mañana miércoles en Marbella, zona golpeada por el coronavirus las últimas semanas. Sin embargo, existe tranquilidad en el seno del club, como se desprendió este martes de las palabras de Sergio González. "Buscamos cambiar el escenario y tener un 'bunker' en el que trabajar mañana y tarde. Es el destino que tiene más herramientas para lo que queremos trabajar. La situación sanitaria es de que no acabamos de arrancar, pero si nos permiten ir es porque cumplimos todos los requisitos", explicó el técnico, confiado.

En este reinicio del trabajo, el entrenador blanquivioleta ha percibido "mucha ilusión" en los jugadores, después de que desconectasen "bien", pero con responsabilidad, como indican los resultados en los test, que solo arrojaron el positivo de Bruno. No obstante, "los ítems siguen diciendo que está pasando algo", comentó, ejemplificando con las medidas parecidas al regreso tras el parón provocado por la COVID. De todo ello buscará aislarse el equipo para continuar con una puesta a punto que ha comenzado con protagonismo de la pelota, pero "con una fase física importante", a sabiendas de que, a falta de indicación contraria, la Liga comenzará el 12 de septiembre.

En este sentido, Sergio percibe a LaLiga "sobrepasada" e invita a hacer una reflexión "para organizarse bien, sin tener ninguna prisa", al contrario de la que pudo haber en el tramo final de la pasada campaña. "Es importante que reflexionen y hagan un planning. Es el momento de juntarnos todos y hacer que LaLiga vuelva a tener su fuerza, aunque sea sin los aficionados, porque no pueden ir al campo", lamentó.

Con tiempo para perfilar la plantilla

Aunque Sergio González considera que "la Liga tendría que empezarse con los equipos hechos", sabe que las reglas del juego permiten hacer cambios en las plantillas hasta el cinco de octubre, lo que otorga margen al Real Valladolid para moverse en las dos direcciones, tanto de entrada como de salida. No obstante, esta última es la que centra ahora mismo las operaciones. "Se ha hablado con los agentes de algunos futbolistas y tienen claras las situaciones, y con otros he hablado yo personalmente para explicarles su situación personal y las posibilidades que tienen", reconoció.

Mientras no se produzcan las salidas de esos jugadores, el club entiende que "quien tiene contrato en vigor tiene que tener las mismas condiciones que el resto de futbolistas", lo que, a priori, conllevará que no haya descartes para Marbella por esta situación. Incluso, a tenor de la falta puntual de efectivos en alguna parcela, alguna marcha se podría retrasar. "Se pueden ir posponiendo situaciones, por ejemplo, dejando las del bloque defensivo para más adelante. No tengo ninguna prisa", recalcó, tampoco en lo referente a las llegadas.

Así, el catalán se definió "muy tranquilo", porque sabe que están "en buenas manos" y desde la comisión deportiva tienen "claro" lo que quieren y los recursos con los que cuentan. "Tenemos que pelear cada fichaje al máximo intentando anticiparnos o con alguna picaresca para que vengan con nosotros", reseñó Sergio, que trabaja con una horquilla amplia de posibles variantes provocadas por jugadores que bien pueden salir o quedarse. "Hay mucho margen de maniobra", incidió Sergio, que no quiso dar un número exacto de posibles altas.

Miguel trabaja como uno más

Una de las 'patatas calientes' que tiene que gestionar el entrenador en estos primeros compases de la preparación es la situación de Miguel de la Fuente, derivada de su no renovación y de su posible intención de salir. "Lo estamos tratando como integrante de la plantilla y se está entrenando como todos. Iremos de la mano del club en el tema contractual. Sabemos su situación y tendrá que decidir lo que crea que es mejor para él. Desde el club se ha hecho lo imposible para que quiera estar con nosotros", manifestó Sergio González.

Así, salvo decisión en contrario consensuada dentro del club, todo parece indicar que el tudelano viajará a Marbella con el resto de los futbolistas que componen ahora mismo el primer plantel blanquivioleta y con una incógnita, la de Miguel Ángel Rubio, central del Promesas, que se podría unir a la pretemporada del primer equipo debido al escaso número de efectivos en esa parcela. Para ello, eso sí, deberá dar antes un doble negativo en los test del coronavirus.