LEIPZIG

Upamecano, el último invento de la interminable fábrica de centrales franceses

El defensa del RB Leipzig realizó contra el Atlético de Madrid una actuación primorosa que le valió para ser elegido el MVP del partido. Tiene solo 21 años.

Si la perfección no existe, Upamecano la acarició en Lisboa. El central del RB Leipzig realizó contra el Atlético de Madrid una actuación memorable, de esas que quedan en la memoria del aficionado y que sirvió a los de Nagelsmann para alcanzar las semifinales de la Champions por primera vez. Caracterizado por ser un defensa propenso al fallo y que no mide bien los duelos, la de ayer fue una noche impecable para el nacido en Évreux hace 21 años.

Fuerte, potente y con una físico aparatoso, Upamecano ha sido el último central francés en consagrarse en la élite. Si hay una posición en la que Les Bleus tiene más que cubierto el relevo a Raphäel Varane (y "solo" tiene 27 años), esa es la de central. Al del Leipzig se le unen jugadores como Kimpembe, que realizó un magnífico partido contra la Atalanta el miércoles; William Saliba, que a partir de la temporada jugará en el Arsenal o Jules Koundé, que se ha erigido esta temporada como una de las revelaciones de un Sevilla que ha conseguido volver a las semifinales de la Europa League.

Frente al Atlético, Dayot Upamecano no solo fue elegido MVP del partido, sino que los números magnifican todavía más una de las exhibiciones de la temporada. Tuvo un 100 % de efectividad en tackles, alcanzó el 100 % de éxito en regates y consiguió un 92 % de acierto en sus pases, la mayoría para superar una línea o ejecutados en campo rival. Además, el internacional francés sub 21 ganó el 85 % de los duelos que tuvo en el partido, dejando inadvertido durante 70 minutos a Diego Costa y durante 30 a Morata.

El de ayer fue para el defensa un punto de inflexión en su breve carrera. En una época en la que abundan los centrales franceses, Upamecano necesitaba una actuación así para darse a conocer. Tras temporada complicada para el jugador del Leipzig por culpa de sus fallos de concentración, ante el Atlético disipó todas las dudas. Y no solo eso, sino que cada conducción suya, combinando el físico y la técnica, se convirtió en un amenaza en campo propio para los de Simeone. Aunque todavía no ha debutado con la selección francesa, ya ha sido objetivo del Real Madrid y está en los planes de Deschamps para la próxima Eurocopa. Sin duda, la de Lisboa será una de las noches que jamás olvidará el central de 21 años.