BARCELONA-BAYERN

Dembélé recibe el alta: fin a un calvario de 260 días

Desde que se lesionara el 27 de noviembre del año pasado ante el Borussia de Dortmund, Ousmane ha vivido un infierno entre lesiones, recaídas y quirófano incluido.

Quique Setién ya tiene a Ousmane Dembélé a su disposición, un jugador por el que siente especial predilección, como así se ha manifestado siempre que le han preguntado por el delantero. Este jueves, después de la sesión vespertina, el joven atacante francés recibió el alta médica, en un escueto comunicado oficial que envió el club.

Un golpe moral, sin duda, para la plantilla, en la víspera del partido más importante de la temporada y sobre todo para Ousmane, que ha tenido que esperar 260 días para vivir este día. Desde que se lesionara el 27 de noviembre del año pasado ante el Borussia de Dortmund en el penúltimo partido de la liguilla de la Champions, Dembélé ha tenido que soportar una auténtica pesadilla, amontonándose lesiones, recaídas y hasta con paso por quirófano incluido.

Pero el delantero ha puesto punto y final a su infierno particular, y lo ha hecho además por la puerta grande y en un escenario perfecto: en unos cuartos de final de la Champions. Casi nueve meses después de jugar su último partido y seis meses después de viajar a Finlandia para ser operado del tendón del bíceps femoral de la pierna derecha, el francés está ha vuelto.

Evidentemente no podrá salir en el once titular -sólo ha completado ocho entrenamientos con el primer equipo-, pero, como el propio Setién desveló en rueda de prensa, no se descarta que juegue unos minutos como premio al descomunal esfuerzo y sacrificio que ha hecho para llegar hasta aquí.

La mejor noticia de todas es que Dembélé pudiera seguir aumentando su carga de trabajo y participación en los siguientes partidos porque eso significaría no sólo que ya ha dicho definitivamente adiós a su lesión, sino que el Barcelona sigue superando eliminatorias con el reto de llegar a la final y ganarla.