ESCOCIA

La liga escocesa, en riesgo por unas cervezas y una escapada a Málaga

La SPFL se ha visto obligada a suspender cuatro encuentros por dos claras violaciones del protocolo contra la Covid-19. Un jugador del Celtic vino a España.

Boli Bolingoli durante el encuentro de la Europa League entre Celtic y Lazio
ANDY BUCHANAN AFP

La Premiership escocesa atraviesa una situación tremendamente complicada por una quedada en un bar y unas minivacaciones en Málaga de varios de sus jugadores que ya han obligado a la suspensión de cuatro partidos de Celtic y Aberdeen: el que enfrentaba a los Hoops contra el St.Mirren, el del los Dons contra el Hamilton y el St. Johnstone y el que tenían que disputar entre ambos. 

El que se plantó en España fue Boli Bolingoli. El lateral izquierdo ha sido el que ha desatado todo el lío por una escapada a Málaga de 24 horas el pasado tres de agosto. Bolingoli no informó al Celtic de este viaje y, por supuesto, se saltó la cuarentena obligatoria que se exige al regreso a Escocia siendo incluso alineado durante el último partido de liga ante el Kilmanrock. El club condenó su comportamiento calificándolo públicamente de "estúpido". "Es difícil imaginar una acción más irresponsable en las circunstancias actuales" añade el club anunciando la apertura de un parte disciplinario. Que Bolingoli, ya considerado antes de esto entre los prescindibles, vuelva a vestir la camiseta del Celtic parece misión imposible. 

La polémica, lejos de quedarse ahí, va camino de aumentar ya que la prensa publica hoy fotos en el avión realizadas por un aficionado del Celtic que le reconoció en el avión poniendo el foco en el precio de su ropa y su equipaje (2000 libras solo la maleta, apuntan) además de en su mal comportamiento.

El del Celtic no es el único que se ha saltado este protocolo para prevenir contagios entre los jugadores. La semana pasada fueron ocho jugadores del Aberdeen los que, tras perder en casa por 0-1 contra el Rangers, decidieron ahogar las penas juntos en un "concurrido bar del centro de la ciudad" según asegura la prensa local. De estos ocho, dos han dado positivo por coronavirus y los otros seis están aislados por precaución.

El comportamiento de los jugadores del conjunto rojo sumado al del lateral del Celtic ha obligado a intervenir directamente a la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, que lanzó un aviso contundente: si vuelve a pasar algo parecido, se suspenderá la Liga. "Algunos jugadores parecen incapaces de estar a la altura de lo que se les pide. Lo lamento. No es algo que se pueda aceptar. Todos los días salgo aquí para pedir a la ciudadanía que hagan grandes sacrificios a la hora de cambiar su vida cotidiana y la gran mayoría lo hace sin ser nada fácil. No nos podemos permitir que privilegiados jugadores de fútbol simplemente decidan que ellos no se van a molestar en cumplir las normas. Esto no puede seguir así". La primera ministra fue clara e incluso tiró del argot futbolístico para explicar que, de seguir así, el futuro más inmediato de la Premiership escocesa está en riesgo. "Permítanme expresarme lo más claro posible en un lenguaje que el mundo del fútbol entenderá bien: hoy han visto una tarjeta amarilla. La próxima, va a ser roja, no nos dejan otra opción. No quiero que la temporada esté en riesgo. No quiero que no pague quien no sea responsable pero me gustaría ser clara: esto no es aceptable", sentenció Sturgeon.

Según indican desde Escocia, el ministerio de Deporte trabajó con tesón para convencer a la primera ministra de la vuelta del deporte rey, una decisión que ella ahora pone en tela de juicio por motivos obvios. "Los jugadores deben atender la advertencia de la primera ministra de que el fútbol escocés ha visto la primera amarilla", avisa Rod Petrie, jefe del Grupo de Respuesta contra el Coronavirus creado por la Federación Escocesa para controlar el regreso del fútbol respecto a la pandemia. La liga, que se planteaba el regreso del público en un breve espacio de tiempo, ahora está en riesgo.

El futuro de muchos clubes y de la propia competición está en juego ya que una segunda suspensión podría agravar aún más la crisis que afrontan todos los clubes, en mayor o menor medida, después del parón de prácticamente todo el balompié a nivel mundial. De momento, el torneo sigue en marcha, con el Hibernian ganando 0-1 ayer en casa del Dundee United para ponerse líder del campeonato y con tres partidos programados para hoy a las 20:45: Motherwell-Livingston, Ross County-Kilmarnock y Rangers-St.Johnstone. De momento, el fútbol continuará al norte de Gran Bretaña aunque dos irresponsabilidades le mantienen al borde del abismo. El fútbol escocés se juega la roja.