CELTA

La hipoteca Emre Mor

Al extremo aún le quedan dos años de contrato. El Celta le busca destino por tercer mercado seguido y ni siquiera lo ha citado para iniciar la pretemporada.

Emre Mor escucha una pregunta durante una comparecencia de prensa como jugador del Celta.

En el verano de 2017 el Celta fichó a Emre Mor por 13 millones de euros y tres años más tarde, según el portal Transfermakt, el valor de mercado del extremo no llega al millón (800.000 euros). Sin embargo, esta devaluación no es lo que más preocupa en A Sede. Al turco todavía le quedan dos años de contrato y, con una de las nóminas más altas de la entidad celeste, no resulta nada sencillo encontrarle un destino.

Por tercer mercado consecutivo Felipe Miñambres tiene la misión cada vez más complicada de buscar un equipo interesado en el atacante de 23 años. El verano pasado se concretó la opción del Galatasaray, una cesión que el club turco cortó en enero.

Gastada la bala de que se revalorizara en un país donde era idolatrado, Mor continuó cerrándose puertas en la segunda parte de la temporada. Se marchó a préstamo al Olimpiakós y ni siquiera llegó a debutar en la liga griega. Su participación con el conjunto de El Pireo se limitó a 47 minutos en la copa helena.

Desde que el futbolista nacido en Dinamarca e internacional con Turquía abandonó hace tres años el Borussia Dortmund, su carrera deportiva va cuesta abajo y parece que sin frenos. El Celta ni se ha planteado darle otra oportunidad con la camiseta celeste después de haber sido un constante quebradero de cabeza durante los dos cursos que formó parte de la plantilla olívica.

Pese a tener contrato en vigor, Mor no fue citado este sábado para someterse a los test PCR que realizó la plantilla en Vigo y tampoco para iniciar la pretemporada a partir de este miércoles. Mientras Miñambres y sus agentes lo ofrecen en mercados extranjeros, el extremo comparte vídeos en Instagram poniéndose a punto físicamente de cara a una temporada en la que todavía no sabe dónde va a jugar.