MILÁN

La segunda juventud de Ibrahimovic continúa en Milán

El Milán está a un paso de renovar al delantero sueco tras el gran rendimiento que ha ofrecido esta temporada como rossonero.

Ibrahimovic celebra un gol
Getty

"Dicen que estoy acabado, pero apenas estoy calentando". El mensaje que hace algunos días Zlatan Ibrahimovic envió a través de sus redes sociales no era solo un eslogan coherente con el personaje al que nos ha acostumbrado. El sueco ha llegado al Milán como un torbellino: en 20 partidos y 1500 minutos disputados, ha firmado 11 goles y 5 asistencias, convirtiéndose además en el único jugador de la historia capaz de sumar al menos 50 dianas con los rossoneri y con el Inter. Pioli y todos sus compañeros subrayaron como, ya solo con su presencia, el ambiente del vestuario y del grupo haya mejorado su competitividad en cada entrenamiento. Los resultados lo confirman de manera clara. Tras haber empezado el curso con una crisis que llevó al despido de Marco Giampaolo en octubre, el equipo solo ha perdido dos veces en las últimas 21 jornadas, sumando 13 victorias y seis empates. Un crecimiento que coincidió con la incorporación de Ibra en el mercado de invierno y que cambió totalmente los planes de la entidad: adiós a la llegada de Rangnick, renovación para Pioli y, ahora, la idea es seguir con Zlatan hasta que sea posible.

La continuidad del punta se ha convertido en una prioridad para la directiva, que hasta hace unas semanas parecía convencida en decirle adiós. Paolo Maldini dijo a 'Sky Sport': "Lo que hemos construido en esta temporada debe continuar. Zlatan es parte de este proyecto, queremos seguir con él, pero no será una negociación sencilla". La voluntad del club está clara, ¿pero Ibrahimovic está de acuerdo? A estas alturas de su carrera, la certeza es que el dinero no marcará la diferencia en su próxima decisión. Quiere divertirse, seguir alimentando su orgullo demostrando que sabe ser decisivo también con 39 años (los que cumplirá en octubre). El Milán le ofrece un escaparate europeo, la Europa League, que no es la Champions, pero que viviría como titular intocable. Y un contrato importante, que ronda los 4,5 millones netos más variables (goles, presencias y 500.000 euros en caso de clasificación a la Copa de Europa) para llegar a los 6. El proyecto rossonero depende de su presencia, que influiría también en las estrategias del mercado de fichajes. Por eso, la directiva quiere cerrar el asunto cuanto antes y es muy optimista sobre la llegada a buen puerto de la negociación con Mino Raiola. Los contactos con el agente italiano son constantes (también para la renovación de Gigio Donnarumma) y ya en esta semana podría tener lugar una reunión en Montecarlo con Maldini y el director deportivo Frederic Massara para definir la operación de manera definitiva. Todo apunta a que Ibra vivirá otra temporada de su segunda juventud italiana, y quizás también un año más si en el próximo curso los resultados seguirán siendo los de este. Conociéndole, la idea de convertirse en el cuarentón más decisivo en la historia del fútbol sería demasiado tentadora…