Finalizado

FÚTBOL INTERNACIONAL

El Bayern convence en su ensayo general para la Champions

Cuatro semanas después de disputar su último partido oficial, los de Hansi Flick se vieron las caras con el Marsella en Múnich.

El Bayern convence en su ensayo general para la Champions

Las vacaciones no han afectado a un Bayern de Múnich que sigue metiendo miedo de cara a la fase final de la Champions en Lisboa. Un total de cuatro semanas después de disputar su último partido oficial, la final de la Pokal frente al Leverkusen en la que certificó el doblete, los pupilos de Hansi Flick se vieron las caras con el Marsella en el primer y único amistoso antes de la vuelta de octavos frente al Chelsea (la ida en Londres terminó 0-3). No defraudaron. Aunque el resultado final de 1-0 a favor de los muniqueses no lo reflejó, los bávaros bailaron al conjunto dirigido por André Villas-Boas y ya solo piensan en una cosa: alzar el segundo triplete de su historia.

A priori, la gran cuestión era quién iba a suplir al lesionado Pavard, baja segura para la fase final de la Champions, en el lateral derecho del pentacampéon de Europa. Tal y como era de esperar, Flick optó por retrasar a Kimmich a la que fue su posición durante muchas temporadas y colocar a Thiago en el doble pivote junto a Goretzka. Odriozola, por tanto, sigue condenado al ostracismo y todo apunta a que la media hora que ingresó en el terreno de juego ayer termine siendo su última con la indumentaria del Bayern. También volvió a jugar Süle por primera vez tras romperse el cruzado en octubre, pero la pareja de centrales para la Champions serán Boateng y Alaba.

Sin Sané, Nübel y Kouassi en la convocatoria (los tres flamantes fichajes del Bayern no disputarán la Champions con el Bayern y, por tanto, se entrenarán aparte durante el próximo mes), el conjunto muniqués necesitó algunos minutos para volver a sentirse cómodo sobre el terreno de juego. Eso sí, a partir del cuarto de hora de partido prácticamente no existió el Marsella. El Bayern desprendía muchísima más frescura, embotelló a los franceses (sin partido oficial desde febrero) y se adelantó gracias a un zurdazo de Gnabry en el área. La cosa no cambió hasta el pitido final. Müller pudo ampliar el resultado, pero el Bayern se reservó los goles para el sábado que viene frente al Chelsea.