INGLATERRA

El Liverpool se inmiscuye en el fichaje estrella del United

El culebrón Sancho da un nuevo giro. Según 'Kicker', el jugador prefiere unirse al campeón de la Premier, ya que quiere luchar por títulos desde el minuto uno.

Trent Alexander-Arnold y Jadon Sancho.
TOBY MELVILLE REUTERS

La partida de ajedrez que llevan tiempo jugando el Manchester United y el Borussia Dortmund por Jadon Sancho ha dado un nuevo giro. El Liverpool, alejado de grandes nombres y grandes rumores hasta el momento, habría irrumpido en el tablero con contundencia. Según informa Kicker, el extremo inglés de 20 años estaría más interesado en vestir el rojo de Merseyside que el de Lancashire. La principal razón que esgrime este diario no es otra que el proyecto deportivo de unos y otros. El de Camberwell quiere ganar títulos desde el minuto uno.

Mientras que los de Klopp han tiranizado la Premier League en la presente temporada y siguen siendo los vigentes campeones de Europa, los de Solskjaer han celebrado con algarabía su clasificación sobre la bocina para próxima Champions League y, a pesar mostrar los primeros brotes verdes en mucho tiempo, están lejos del nivel del Liverpool en lo que a potencial se refiere. Presente contra futuro. El precio a pagar, ya sean unos u otros, rondará los 100 millones de euros, ya que desde Dortmund saben valor de mercado del jugador y no darán su brazo a torcer.

Aunque la persona que plantó la semilla no fue Sancho, si no Trent Alexander-Arnold. El lateral derecho de 21 años realizó un Instagram Live durante la pandemia con el actor, rapero y comediante Michael Dapaah y, en medio de la distendida charla, el nombre de la estrella borusser salió a la palestra: "Si (Sancho) viniese con nosotros, mejoraría nuestro equipo. Por lo que yo estaría muy feliz de que lo hiciese. He jugado con él con Inglaterra y es un talento especial". Para sorpresa de los casi 8.000 presentes, Sancho hizo su aparición por alusiones con cuatro emojis de unos ojos que demostraban que estaba atento y que había escuchado todo lo que su compatriota acababa de reconocer. Las reacciones no se hicieron esperan, pero no fue más allá de una broma entre dos jóvenes. Sin embargo, dos meses después, el chascarrillo ha sido la primera piedra de una relación que, según afirma el medio alemán, podría terminar germinando.