MANCHESTER CITY-REAL MADRID

El City-Madrid tiembla: crecen las restricciones en Mánchester

El Gobierno británico prohíbe las reuniones bajo el mismo techo entre personas de distintos hogares en varias zonas. Los positivos por coronavirus se han disparado.

Mánchester endurece sus medidas contra el coronavirus a ocho días de recibir el City-Real Madrid de la vuelta de los octavos de final de la Champions. El número de positivos detectados en el área metropolitana de la ciudad y los suburbios ha llevado al Gobierno británico a decretar una cuarentena casi total. Desde la medianoche de este viernes las personas de diferentes hogares no podrán encontrarse bajo el mismo techo, ni en casas ni tampoco en lugares públicos como pubs o restaurantes.

En la última semana, se han detectado 689 casos en la región, lo que supone un incremento del 50 por ciento sobre el número de casos de la semana anterior. En una de las zonas, el Tameside, la tasa se ha multiplicado por cuatro. El Ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, emitió un comunicado para explicar la medida. “Tomamos esta decisión con pena pero por desgracia es necesaria porque estamos observando que no se están cumpliendo las distancias sociales y eso es una de las causas del incremento de casos”. El endurecimiento de la cuarentena afectará a más localidades del norte de Inglaterra.

El Real Madrid sigue adelante con su viaje tal y como estaba planeado porque, de momento, no se ha revocado la excepción para los deportes profesionales que permite a los atletas, el personal necesario que les acompaña (entrenadores, médicos, encargados de material…) y medios de comunicación viajar sin pasar la cuarentena de 14 días que decretó el gobierno británico el pasado sábado como medida para frenar la expansión de la pandemia. El Madrid podrá acceder al país porque estará en una ‘burbuja’ especial, un dispositivo de seguridad que tendrá al equipo aislado desde el mismo avión hasta el hotel y su presencia en el Etihad Stadium para medirse al City el 7 de agosto.

La UEFA siempre fue partidaria de que el encuentro se disputase en Portugal, pero la presión del Mánchester le hizo cambiar de opinión y permitir que se juegue en el Etihad.