ESPANYOL

Wu Lei, asunto de Estado

Su anuncio de permanecer en el Espanyol es pedagogía y un portazo a la disputa en China sobre sus fallos, los horarios, el descenso y las cinco grandes Ligas.

Wu Lei, con aficionados chinos seguidores del Espanyol
JOAQUIN CORCHERO ARCOS DIARIO AS

"He tomado la decisión de quedarme en el Espanyol", proclamaba este lunes Wu Lei, en un anuncio que ha despertado los elogios entre los aficionados pericos de toda la vida, pero que en Asia ha supuesto mucho más que eso. Con sus palabras, el ganador del Balón de Oro chino en sus dos últimas ediciones, 2018 y 2019, no solo ha dado un portazo a encendidos debates en su país. También ha dado una lección de pedagogía.

Desde que se certificó el descenso del Espanyol, e incluso antes –cuando ya se veía venir–, buena parte de los aficionados chinos empezaron a obsesionarse con el presente y futuro de su ídolo. El presente, por si desde el punto de vista occidental se le responsabilizaría en exceso del desastre de temporada del Espanyol, ya que cometió algunos fallos de bulto en la finalización de jugadas y, por su popularidad en el gigante asiático, condenó entre comillas al equipo perico a jugar numerosos partidos en un horario de sobremesa en que los resultados, ciertamente, no acompañaron.

Y, en cuanto al futuro, la disputa estaba en qué le convenía no solo a Wu Lei sino al país. ¿Podía permitirse China que su mejor futbolista jugara en una segunda división? ¿No sería casi una obligación, para su visibilidad internacional, que militara en una de las 'big five' (las cinco grandes ligas del mundo: española, italiana, alemana, inglesa y francés)? Incluso se le vinculó, sin que hubiera base demostrable, con algún club de primera línea, como el Wolverhampton Wanderers, que igual que el Espanyol cuenta con un propietario chino.

Pero no. Por encima de la conveniencia está el compromiso. Incluso el corazón. "He visto que mucha gente estaba discutiendo cuál sería mi siguiente destino. Pero realmente yo ya tengo claras mis ideas desde hace tiempo", explicaba este lunes el jugador en China Global Television Network. Y no era la primera vez que hacía pedagogía.

"Un día no hablaremos de si un futbolista chino debe jugar en Primera o Segunda"

Wu Lei

El pasado 10 de julio, al día siguiente de concluir LaLiga, emitía un comunicado a través de las redes sociales que en castellano contenía apenas un par de párrafos pero que en chino era más extenso. Y ahí ya trataba de explicar veladamente a sus aficionados que seguiría en el Espanyol. Y, sobre todo, por qué. "Creo que hay muchos aspectos en los que mejorar el fútbol chino; aun así, necesitamos estar satisfechos y orgullosos. Pero hemos perdido de vista que el fútbol europeo tiene más de 100 años de historia", escribía.

"Cuando la gente habla de dónde debería jugar o no jugar, a veces refleja a la vez seguridad y falta de confianza. Llegará un día en que no hablaremos de si un futbolista chino debe jugar en Primera o Segunda, porque los habrá en ambas categorías. Entonces, realmente tendremos confianza", sentenciaba Wu Lei, quien ha acabado por hablar alto y claro para zanjar un asunto de estado.