FRANCIA | PUEL

El verdugo del Madrid de Pellegrini que busca el milagro ante el PSG

Claude Puel dirigirá mañana con el Saint-Étienne la final de la Copa de Francia ante el PSG, buscando un milagro que ya ha conseguido en todos los equipos en los que estuvo.

El verdugo del Madrid de Pellegrini que busca el milagro ante el PSG
FRANCK FIFE AFP

El 2010 fue un año negro para el Real Madrid. El conjunto blanco, entrenado por aquel entonces por Manuel Pellegrini, sucumbió en marzo ante un Olympique de Lyon que ya estaba neutralizado en Francia tras haber conseguido 7 ligas consecutivas. Claude Puel era el entrenador del equipo del Ródano, que acabaría llegando a las semifinales de la máxima competición continental.

Diez años después, el técnico de Castres entrenará al Saint-Étienne en la final de la Copa de Francia. Lo hará con el eterno rival del Olympique de Lyon y en un equipo que no jugaba la final del torneo desde hace 32 años. En una de las temporadas más complicadas de la historia para Les Verts, Puel ha conseguido recuperar la ilusión en Saint-Étienne y no solo eso, sino que mañana buscará ante el PSG una gesta similar a la que consiguió ante el Real Madrid y que le ha caracterizado a lo largo de su carrera como entrenador.

Leyenda del Mónaco como jugador, Puel se convirtió en el año 2000 en uno de los entrenadores más jóvenes de la historia en ganar la Ligue 1. Lo hizo precisamente con los monegascos y en un equipo que tenía en sus filas a jugadores de la talla de Giuly, Marcelo Gallardo, David Trezeguet o Marco Simone. El actual entrenador del Saint-Étienne dejaría El Principado un año después del título para fichar por el Lille, equipo en el que estuvo 6 años y en el que dejó huella.

En el norte de Francia, más conocido por la obra maestra de Dany Boon, “Bienvenidos al Norte”, que por el fútbol, Puel devolvió a lo más alto al Lille. No ganó la Ligue 1, pero llevó a los “Dogues” a la segunda posición en 2005, su mejor resultado tras el campeonato de 1954. Un año después, lograría una victoria histórica en San Siro en la fase de grupos de la Champions League y conseguiría una clasificación histórica a los octavos de final de la máxima competición continental en 2006 (eliminado por el Manchester United).

Tras rozar la final de la Copa de Europa con el Lyon, habiendo eliminado al Real Madrid por el camino, Claude Puel volvió a obrar el milagro en Niza. En un equipo acostumbrado a no descender cada temporada, el de Castres realizó una temporada memorable en 2013, acabando a tres puntos de la Champions y sacando un rendimiento extraordinario del equipo. Tres años después, el exentrenador del Lyon sacaría la mejor versión de Hatem Ben Arfa, que volvía al fútbol francés tras estar en el ostracismo y bajo las riendas de Puel volvió a ser un jugador diferencial.

Su buen hacer en Francia le permitiría fichar por el Southampton, cogiendo el testigo de Mauricio Pochettino y llevando al Soton a disputar la final de la Copa de la Liga en 2017 contra el Manchester United, final que perdió por 2-3 aunque dando una gran imagen. El fútbol ofensivo de Puel, caracterizado por dar minutos a los jóvenes, llevó al técnico a fichar por el Leicester. En el Este de Inglaterra, Puel no pudo asentarse, llegando a tener problemas con Vardy, lo que le llevaría a renunciar en 2019 por primera vez en sus 20 años de carrera como entrenador.

A las 21.00 horas, Claude Puel tiene la oportunidad de volver a demostrar el porqué es uno de los mejores entrenadores de Francia. En una temporada complicada, acabando la Ligue 1 muy cerca de los puestos de descenso y con Stéphane Ruffier apartado, el técnico ha conseguido devolver la ilusión al que todavía es el equipo más laureado del fútbol francés. Si atendemos a los dos partidos que han disputado Saint-Étienne y PSG esta temporada, el balance es demoledor para los parisinos. En diciembre, el campeón de la Ligue 1 venció por 0-4 en el Guichard en el encuentro correspondiente a la jornada 18 de la Ligue 1, mientras que el 8 de enero, los de Tuchel vencieron 6-1 en los cuartos de final de la Copa de la Liga. Por ello, Saint-Étienne se encomienda a un Puel caracterizado por conseguir cosas inverosímiles como entrenador.