REAL SOCIEDAD

El misterio de un judío checo en Auschwitz con un pin de la Real

El museo del Holocausto recordó a Jiri Popper con una foto en la que aparece con una insignia del equipo txuri-urdin. Pudo ser por el afecto al club vasco entre los checos tras dos amistosos.

El misterio de un judío checo en Auschwitz con un pin de la Real

En Donostia estos días se habla del extraño caso de un judío checo que portaba un pin de la Real durante el confinamiento en Auschwitz. El museo de la localidad polaca recuerda cada día los aniversarios de nacimiento de cada una de las víctimas que hubo en uno de los campos de concentración más infernales del régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Entre ellos se encuentra Jiri Popper, un judío de Checoslovaquia que primero fue deportado con su familia al gueto de Theresienstad y de ahí a Auschwitz en agosto de 1943, donde murió.

Para recordarle han usado una foto suya cuando era adolescente, ataviado con camisa, corbata y chaqueta y un detalle más que curioso: un pin de la Real Sociedad. ¿Cómo pudo llegar hasta esa solapa del joven judío checo? Los responsables de Auschwitz tampoco encuentran respuesta. "Quizás la Real Sociedad podría tener una idea: ¿existían vínculos entre el club y Checoslovaquia antes de la Segunda Guerra Mundial?", se preguntan.

Una de las hipótesis manejadas es que en 1923, apenas meses después del nacimiento de Popper, la Real disputó dos partidos contra el Deutscher Futball-Club Prag, equipo mayoritariamente formado por judíos en Praga, la capital. La Real ganó uno de los partidos y perdió el otro. Luego hubo devolución de la visita a Atotxa al año siguiente. No hay constancia de que en el equipo jugara ningún familiar de este especial aficionado de la Real, pero es posible que uno de los pins que se intercambiaron como recuerdo entre los equipos acabara en manos de Popper, que lo guardó durante años.

La Real Sociedad fue una pionera en las giras internacionales en los años 20 del siglo pasado. En 1923, de la mano del húngaro Lippo Hertzka, se convirtió en el primer equipo que salía de España para jugar fuera en encuentros no oficiales. Entre 1923 y 1924, la Real jugó contra varios equipos de Alemania, Hungría, Checoslovaquia y Austria.