RUMANÍA

El FCSB consigue su vigésimo cuarta Copa rumana y saca billete para Europa

Tras ganar 1 a 0 en la final al Sepsi de Sfantul Gheorghe, el antiguo Steaua de Bucarest se asegura la participación en Europa League, algo que peligraba por su puesto en liga.

0
El FCSB consigue su vigésimo cuarta Copa rumana y saca billete para Europa

El FCSB -antiguo Steaua de Bucarest- conquistó el miércoles por la noche su vigésimo cuarto título de Copa de Rumanía, al ganar por 0-1 al Sepsi de Sfantul Gheorghe en la final y se asegura así su participación en la Liga Europa de la próxima temporada tras un mal año en el campeonato nacional, en el que es quinto, a 16 puntos del líder.

El joven mediapunta Olimpiu Morutan entró en el descanso y se convirtió en el mejor hombre del nuevo campeón de Copa, al dinamizar con su velocidad y empuje al estático ataque de su equipo y dar el pase clave para el gol de la victoria.

El partido comenzó con el FCSB -antes conocido como Steaua de Bucarest, el equipo con más título de Rumanía- haciendo valer su condición de favorito y buscando llegar a la portería contraria a través de la posesión del balón.

En los primeros cinco minutos, dos buenas combinaciones del ataque de los bucarestinos lograron superar el centro del campo del Sepsi, pero murieron en dos centros sin rematar de Florin Tanase desde el flanco izquierdo de la portería rival.

El dominio del FCSB duró poco, ya que el Sepsi no se resignaba a ceder el balón. La presión de los de la localidad transilvana de Sfantul Gheorghe llevó el partido a la mitad del campo del FCSB, a cuyo área empezaban a llegar los jugadores del Sepsi. El partido avanzaba con muchas pérdidas de balón, sin que ninguno de los dos equipos lograra hacerse con una hegemonía clara del juego.

El Steaua buscaba imponer la calidad de sus jugadores ofensivos, que con pases entre líneas llegaban a menudo al área rival sin materializar estos ataques en disparos a puerta debido a las imprecisiones a partir de los tres cuartos de campo.

Con un juego más directo, el Sepsi seguía consiguiendo córners que rara vez se traducían en peligro para la portería de Vlad. En el minuto 21, el delantero internacional rumano del FCSB Florinel Coman tuvo la oportunidad más nítida del primer tiempo en un libre directo con el interior del pie desde cerca del área que se perdió cerca del palo derecho de Niczuly.

Ovidiu Popescu al filo de la media hora de partido y Denis Man en el minuto 34 volvieron a intentarlo después sendas buenas combinaciones al toque del equipo bucarestino, pero sus disparos desde fuera del área pasaron por encima del larguero rival.

El Sepsi dio la réplica en el minuto 36, cuando un centro-chut de Stefanescu se paseó sin que nadie lo desviara a gol por delante de la línea de meta de Vlad. El Sepsi salió al terreno de juego tras el descanso con una actitud más defensiva, lo que permitió al FCSB tomar la iniciativa y centrarse en desarmar el entramado defensivo transilvano con el fútbol de toque que había mostrado a rachas en el primer tiempo.

El recién ingresado Olimpiu Morutan dio muestras de su talento en el minuto 54 al recuperar un balón en el centro del campo y chutar a puerta con fuerza con la pierna izquierda desde fuera del área después de driblar a dos jugadores rivales.

Una mano providencial de Niczuly desvió el balón a córner cuando ya se colaba en la portería del Sepsi. Tres minutos más tarde, el lateral Ionut Pantiru superó a dos jugadores del Sepsi y culminó su internada por la banda izquierda con un soberbio cañonazo que dejó temblando el palo corto de la portería transilvana.

El Steaua obtuvo su premio en el minuto 65. Tras un saque de puerta de Vlad despejado por la defensa del Sepsi el balón cayó a los pies de Morutan. Con un inteligente pase en profundidad, el volante ofensivo de la sub 21 rumana habilitó a Coman para que este diera un pase de la muerte mal rechazado por la retaguardia al que acabó llegando Denis Man para adelantar al FCSB.

Morutan, de 21 años, siguió aportando frescura y mordiente al ataque del FCSB hasta el final del partido, mientras el Sepsi parecía acusar el cansancio y renunciaba por completo al ataque. Los de Sfantul Gheorghe recibieron otro golpe en el minuto 80 con la expulsión por doble amonestación de Bouhenna. Un centro a balón parado despejado a córner del Sepsi despejado a córner por la retaguardia del FCSB devolvió la emoción al partido en el minuto 84.

Pero el marcador ya no se movería y los bucarestinos acabaron arrebatándole al Sepsi el que habría sido el primer título de Copa de este equipo fundado en 2011.