BAYERN

Leroy Sané explica su adiós a Guardiola: "No fue fácil..."

El flamante fichaje del Bayern habló en Sport Bild: "Nuestra relación es buena. Nunca llegó el momento en que uno llegó a hartarse de otro".

Leroy Sané explica su adiós a Guardiola: "No fue fácil..."
Alexander Hassenstein Getty Images

Leroy Sané, flamante fichaje del Bayern de Múnich procedente del Manchester City, concedió su primera entrevista como nueva estrella del campeón alemán, en la que no se olvidó del que fue su entrenador durante cuatro temporadas vistiendo la indumentaria de los Citizens, Pep Guardiola. El técnico español pareció haber perdido la confianza en el extremo germano durante sus últimos meses en la Premier, pero el propio Sané no quiso entrar en polémica y zanjó el debate mostrándose agradecido a su ex entrenador.

“Nuestra relación es buena. Nunca llegó el momento en que uno llegó a hartarse de otro. Estoy muy agradecido por todo lo que me enseñó. Pep Guardiola me ayudó a llegar a un nivel muy alto. Es una persona muy meticulosa, que quiere sacar lo máximo de cada jugador. Es muy insistente, en lo que a táctica se refiere, pero lo considero algo positivo. A mí me ayudó. Incluso llegamos a vivir en el mismo bloque, por lo que solíamos vernos muy a menudo", recuerda Sané en una entrevista concedida al rotativo Sport Bild.

El propio Guardiola fue también quien insistió una y otra vez en la renovación de Sané en el Etihad. Sin embargo, el jugador formado en las inferiores del Schalke 04 perseguía un solo sueño: el de convertirse en la nueva estrella del Allianz Arena. “No fue fácil. Pep Guardiola y este equipo tan fantástico fueron los motivos por los que decidí en su día venir a Manchester", explica Sané. “Pero en mi cabeza se instaló el deseo de hacer algo nuevo. El proyecto del Bayern encajó a la perfección. Fue por ello que tomé la decisión de marcharme“, matiza.

Sané llevará el 10 a la espalda, un dorsal con el que la leyenda muniquesa Arjen Robben llegó a marcar una época en Múnich. Fue por el holandés y Franck Ribéry, dupla en banda que se coronó con el triplete en 2013, que Sané no desembarcó antes en Múnich. Antes de fichar por el City, el Bayern ya le echó un ojo, pero el futbolista era consciente de que no había manera de sentar a los dos astros en el banquillo. “Ambos estaban a un nivel top y a mí me quedaba aún", admite un Sané que no podrá disputar la fase final de la Champions con su nuevo equipo. Eso sí, le ve capaz de hacerse con la orejona: “Tienen muchas papeletas", concluye.