PLAYOFF EXPRÉS

El fútbol de la nueva normalidad en España: público en los estadios de Tercera

Un cordón de seguridad inicial donde se controlaba el uso de las mascarillas o la utilización del gel hidroalcohólico o la toma de temperatura en el acceso a los estadios.

El fútbol de la nueva normalidad en España: público en los estadios de Tercera

Algo más de 1000 personas presencian en directo el Villanovense - Extremadura B. Segundo partido con público en nuestro país desde el regreso del fútbol. A todos se les tomó la temperatura y guardaron la distancia de hasta tres asientos en las gradas

La fase de ascenso de los candidatos extremeños a formar parte de la Segunda División B la próxima temporada arrancaba esta noche en el estadio Romano de Mérida, y lo hacía, tal y como se había anunciado, con público en sus gradas. Unas 1.000 personas en unas gradas que pueden acoger hasta 14.000 espectadores. La eliminatoria se la llevaba el Villanovense, que pasa a la final tras imponerse al Extremadura B. Este domingo, Cacereño y Coria jugarán la otra semifinal, y lo harán también con parte de su afición en el mismo escenario emeritense.

Las medidas adoptadas por el organizador, la Federación Extremeña de Fútbol, y con el respaldo de la Junta de Extremadura, han sido rigurosas y el comportamiento de los aficionados que han acudido al estadio, mayoritariamente del Villanovense, ha sido ejemplar. Todos ellos han tenido que facilitar sus datos personales para acceder al estadio, y poder estar controlados ante un posible positivo por Covid-19 que pudiese producirse.

Los aficionados han tenido que acudir al campo de forma escalonada, dependiendo del número de entrada que habían recibido, y han pasado un control de temperatura. Algunos de ellos, tras dar una temperatura más alta de la habitual, han tenido que permanecer fuera del campo hasta que se les ha tomado de nuevo y se les ha permitido entrar. Una vez dentro del Romano, los aficionados han comprobado que debían de guardar una distancia de seguridad de tres asientos, independientemente de que convivan en el mismo domicilio. Con las mascarillas como elemento obligatorio, los aficionados tampoco han podido saltar o abrazarse para celebrar goles. Tampoco funcionaron las barras, lo que obligaba a llevar bocadillo y bebida desde casa. Y por si todo lo anterior se hace raro a la hora de acudir a un campo de fútbol, hasta para ir al servicio hubo que pedir turno y hacerlo de forma escalonada.

Otros estadios con público

Alrededor de 300 personas han tenido el privilegio de acceder al modesto campo del municipio de La Frontera, para ven en El Hierro a CD Marino (Tenerife) y UD Tamaraceite (Gran Canaria)., con invitaciones gratuitas, para volver a presenciar fútbol en directo, aunque bajo estrictas medidas de seguridad e higiene, siguiendo así un obligado protocolo debido a la pandemia de coronavirus.