LALIGA SMARTBANK

La Segunda División no entiende de favoritos

El final de la competición nos está dejando grandes sorpresas con los equipos en zona de descenso respirando a costa de los que sueñan con Primera.

La Segunda División no entiende de favoritos
ALFONSO REYES Diario AS

La Segunda División española es ese maravilloso lugar donde hay emoción hasta el pitido final del último partido de la temporada. Nos adentramos en la jornada 41, que se jugará hoy a las 21:00, con absolutamente todo por disputar: plaza de ascenso directo, plazas de play-off y dos puestos de descenso y el siempre caprichoso fútbol ha querido que equipos que se encuentran en una posición en la tabla muy diferente, luchando por el sueño de Primera o por no caer al pozo de Segunda B, se enfrenten hoy entre ellos. El Almería visita a la Ponferradina, el Zaragoza viajará hasta Albacete y el Huesca recibirá al Numancia, todos ellos equipos que necesitan como el comer los tres puntos para lograr el gran objetivo de la temporada. El Girona mientras tanto se enfrentará a un Cádiz que no se juega nada y que está ya pensando en Primera División y el Elche a su seguidor más inmediato, el Fuenlabrada.

Muchos podrían pensar que esta es una situación favorable para los tres de arriba, Almería, Zaragoza y Huesca, pero si algo nos ha enseñado la Segunda División española en estos últimos días es que no entiende de favoritos. Los nervios son siempre traicioneros y a los equipos de la parte superior de la tabla les está pudiendo el miedo escénico. Ninguno de los cinco equipos comprendidos entre la segunda plaza de ascenso directo y la cuarta de playoff está en un gran momento y la jornada 40 fue la clara confirmación.

El Zaragoza dio una muestra más de sus pésimas sensaciones tras perder 2-4 contra un Oviedo que conseguía estar más cerca de la permanencia con 50 puntos. Esta era la cuarta derrota en cinco partidos de los blanquiazules que llevan sin conocer la victoria desde la jornada 35, 1-2 contra el Extremadura UD. El Girona no corrió mucha mejor suerte y no pasó de un empate en Lugo contra un equipo que a día de hoy sigue en plazas de descenso. Incluso el Huesca, a pesar de haber conseguido previamente una importante victoria contra el Alcorcón, cayó estrepitosamente en casa de un ya descendido Racing de Santander 1-0. Cabe añadir que los oscenses ya habían pinchado en la jornada 39 ante otro equipo de la zona baja como el Deportivo de La Coruña.

Los únicos equipos que supieron responder fueron el Almería, 3-2 ante el Rayo Vallecano, logrando así salir de la mala dinámica de las dos derrotas consecutivas y el Elche que solventó con un 2-0 su partido ante el Albacete. Viendo esta situación lo único claro es que no es un buen momento para hacer quinielas en La Liga SmartBank. Esta jornada 41 va a estar repleta de emociones que pueden dejar en el campo atisbos de lloros de felicidad a un lado y de tristeza a otro.

El Huesca puede llegar a la última jornada dependiendo de sí mismo para el ascenso directo

Por orden de clasificación, el Huesca debe demostrar ante el Numancia, decimoctavo, que el susto de Santander ya se ha pasado y que en su casa pueden dar un golpe sobre la mesa y depender en la última jornada de ellos mismos para ascender de forma directa. Los chicos de Mario Silva tendrán que sacar la “personalidad, carácter y actitud” que les pide su entrenador ante una Ponferradina que tras cinco derrotas consecutivas necesita sumar los tres puntos para no echar por tierra todo el trabajo de la temporada. El Real Zaragoza está ante la obligación de hacer un reset y reencontrarse con la victoria ante un Albacete que no solo tiene que puntuar, sino también esperar que el resto no lo haga. Lo mejor es que esta estampa también podría repetirse en la última jornada donde el Almería se enfrenta al Málaga y el Zaragoza, a la Ponferradina.

Esta recta final de la Segunda División española está haciendo que lo normal es que David derrote a Goliat. La tensión, la garra y la presión por evitar el descenso está pesando más en el campo que la posibilidad de saltarse los playoff y ser equipo de Primera División desde el próximo 20 de julio. Una noticia pésima para los seguidores de los equipos de arriba, esperanzadora para los de los equipos de abajo y que invita al espectador neutral a no dar por hecho nada en una de las ligas más competitivas de Europa. Hoy a las 21:00 comenzará está batalla en la que los candidatos al ascenso tendrán la oportunidad de demostrar porque están ahí o dejar, una vez más, los deberes pendientes para el último día de competición.