ESPANYOL-EIBAR

Rufete: "La gente me juzga, pero doy la cara y doy el máximo"

El entrenador, que lleva cinco derrotas seguidas, reconoce que "esto es difícil para todos", pero se muestra convencido de hacer el proyecto del ascenso.

Rufete.
Eric Alonso

El equipo sigue sumando récords negativos. ¿Habrá limpieza de plantilla?

Lo dije el otro día. Cuando acabemos LaLiga nos pondremos en marcha, aunque estamos en ello ya. Perdimos con dos penaltis. Lo intentamos pero no te salen grandes cosas, todo se multiplica por dos, tanto la frustración como la negatividad. No hay que darle más vueltas.

¿Se ve con fuerzas para seguir?

Nos quedan dos partidos. Vine para siete. Las críticas se tienen siempre, porque hay que hacerlo lo mejor posible, con tu identidad, y porque el club te necesita. Esto no es fácil para nadie, pero hay que estar fuerte hasta el final y convenciendo al vestuario para honrar esta camiseta.

¿Cómo se puede cortar esta hemorragia para el equipo no dé una imagen tan lamentable?

La situación te lleva a que todo sea negativo y no valga para nada. Es la realidad, no hay que esconderla. Repito, el fútbol tiene poco interés ahora, lo importante es el presente.

Mendilibar: "Espero que esta victoria nos sirva para salvarnos"

Contento aunque con la prudencia que le caracteriza, José Luis Mendilibar cometó que la clave del encuentro fue "presionar en campo rival y obtuvimos dos penaltis así. El primer tiempo nos ayudó a ganar el partido". El técnico espera que estos tres puntos "nos sirvan pero tenemos que esperar".

El técnico reconoció que en el segundo tiempo el Espanyol fue suoerior y su equipo resistió sin excesivos problemas, cansado por el calor y el desgaste: "Sufrimos en el segundo tiempo por no poder dar pases seguidos. No nos hicieron muchas ocasiones, pero estábamos muertos. Con el calor y la acumulación de partidos, la gente llega muy cansada. En el vestuario celebramos la victoria, era importante. Nos dimos cuenta más tarde de que habíamos ganado".

"Nuestro mérito es terrible si logramos mantenernos. Y además sin llegar al último partido de LaLiga. Veremos si logramos la salvación y luego hablaremos de mi futuro. No sé si quiero seguir o el club querrá que siga, tenemos que hablar", argumentó también Mendilibar.

Su crítica sobre las confidencialidad de las cláusulas, ¿iba dirigida a alguien?

No he querido que alguien se sientera molesto ni nada. No tiene nada que ver con José María Durán, trabajamos con confianza, a veces lo dices por alguna situación u otras personas. Independientemente de lo que se pueda interpretar, es lo que queremos ser, si cuidamos los pequeños detalles en el campo o en el club. No es nada con Durán, llevamos mucho trabajo y esfuerzo detrás, pero a veces las cosas no salen.

¿Cómo gestiona los minutos?

A veces piensas en la gestión de los minutos. Intentamos competir para conseguir un buen resultado, pero quedan dos y prácticamente ya quedamos así, en esta posición, y ya va entrando gente joven de casa para que coja experiencia y vean las situaciones. No queríamos esto, pero ellos están aprendiendo.

¿Qué ha pasado con Vargas y por qué ha jugado?

Valoramos como técnico y cuerpo técnico todas las situaciones. Él jugó poco conmigo, vinimos de los estados de forma de cada jugador. Siempre está cerca de poder entrar, intentamos decidir lo mejor posible con respecto a de dónde venimos, no pienso en que lo fiché yo.

¿Qué le dice a la gente que lo ve como uno de los máximos responsables de esto?

La afición es soberana y tiene el derecho. Formo parte del proyecto anterior y del futuro, y entre uno y otro sigo estando, es la gran dificultad. Estás en el futuro y estás en el presente. Seguro que he hecho cosas mal pero quizás alguna bien. Doy la cara por el club. La gente me juzga, pero la realidad es que doy la cara y le dedico el tiempo máximo y con la mejor intención. Asumo mi responsabilidad.

¿No es buen momento para que jueguen Oier Olazábal?

Lo son, nos quedan dos partidos, la situación es la que es y acabarán jugando otros jugadores. Otros jóvenes, como Pol Lozano, jugaron. Que todos se sientan partícipes.

¿Qué le diría a la gente?

Tenemos una desgracia, que es lo que hemos vivido. Nuestra gente nos apoyaría y nos criticaría, como toda la vida. Hay que aceptar todo. Trabajamos al máximo y hacemos todo lo posible. Es difícil para la afición vivir esto y encima lejos. El club debe escucharles para crecer.

¿No es un riesgo muy grande que usted aceptase ser el entrenador si debe liderar el proyecto del año próximo?

Una cosa es el día a día, vuelvo a repetirlo. Estoy aquí por el club dando la cara cada día. Luego está el riesgo que tienes. Lo volvería a hacer y lo haré siempre. Tenemos que navegar hacia adelante. Puedo gustar más o no, pero siempre daré la cara pase lo que pase.