CELTA

Rubén podría perderse el inicio de la próxima temporada

La lesión del meta parece más grave de lo que se pensaba. El nivel de Villar en el final de LaLiga determinará si el Celta ficha un portero.

0
Rubén Blanco, en el suelo, tras encajar un gol contra el Mallorca en el terreno de juego del equipo balear.
CATI CLADERA EFE

La maldición de los porteros del Celta con las lesiones no tiene fin. El primer y el segundo guardameta del conjunto olívico no solo acabarán esta temporada en la enfermería, sino que seguirán de baja al inicio de la próxima. El percance sufrido por Rubén Blanco ante el Atlético es más grave de lo que parecía en un primer momento y, a falta de conocerse el resultado de las últimas pruebas médicas a las que se ha sometido, no volverá a situarse bajo los palos hasta octubre, el mismo mes que se fijó para el regreso de Sergio Álvarez.

Tras jugar con molestias durante las cinco últimas jornadas, Rubén acabó por romperse contra el cuadro colchonero. Este problema muscular exige, como mínimo, una recuperación de tres meses y el próximo curso arranca el 12 de septiembre. El mosense ha sido uno de los célticos más destacados esta campaña, acumulando 33 titularidades.

Con Sergio, el habitual suplente de Rubén, también en el dique seco desde finales de mayo debido a una lesión de rodilla que le ha obligado a pasar por el quirófano, la responsabilidad recae en las manos de Iván Villar. El tercer cancerbero de la plantilla disputó los últimos minutos frente al Atlético. No fue su debut en Primera porque en 2017 se estrenó en la máxima categoría en la visita viguesa a Mendizorroza.

Prueba de fuego

El rendimiento del morracense, que hoy cumple 23 años, en las tres jornadas que faltan resultará clave para que el Celta certifique su permanencia y, además, para que el club decida si este verano acude al mercado para reforzar su portería. La dirección celeste lleva desde 2013 confiando exclusivamente en metas formados en su cantera.

De convencer en el desenlace de LaLiga, Villar recibirá como premio empezar la próxima temporada como titular. Tiene contrato en vigor hasta 2023. Su suplente este sábado en Pamplona será el serbio Dragan Rosic, que se incorporó al filial olívico en el mercado de enero cedido por el Almería. El Celta aún no ha comunicado si va a seguir contando con sus servicios a partir del próximo día 20.