ESPANYOL

El Espanyol más caro de siempre es el peor de todos los tiempos

Con 60 millones invertidos en fichajes, el noveno límite salarial de LaLiga y el mayor presupuesto de su historia, el club perico firmará su peor curso.

Espanyol
STANYSLAV VEDMID EFE

La palabra fracaso se inventó para condensar situaciones como la experimentada por el Espanyol en la temporada 2019-20. Sin paliativos. Cualquier de las acepciones explica que la mayor inversión de la historia del club haya derivado en la peor campaña deportiva en sus 120 años de historia. Que se dice pronto. Una paradoja de la que no se libra por supuesto el presidente, Chen Yansheng, pero tampoco el resto de directivos, la dirección deportiva, los cuatro entrenadores y los 35 futbolistas que han tenido minutos (hasta ahora) en esta Liga.

Nunca se había visto el Espanyol en una igual. El incremento de ingresos televisivos, el regreso a competiciones europeas y las ganancias en Asia por contar con Wu Lei propiciaron un presupuesto récord, con una cifra de negocio de 89 millones y unas estimaciones de facturación que alcanzaban los 131 millones, con una previsión de un beneficio antes de impuestos de 20,64 millones. Cifras todas espectaculares que se modificaron con la inversión en el mercado de invierno de 40 millones en fichajes, que añadidos a los del verano sumaron 60, otro hito inimaginable. En una sola temporada, los dos refuerzos más caros de siempre: Raúl de Tomás (20 millones) y Matías Vargas (10,5).

La masa salarial aumentó entonces hasta los 86,14 millones, la novena de entre todos los equipos de Primera. Pero el noveno clasificado en las cuentas ha sido el primero en certificar matemáticamente su descenso deportivo. Y, muy probablemente, el último de la clasificación, algo que al Espanyol no le ha sucedido jamás desde que LaLiga se fundó en 1929.

También está a punto de convertirse en el peor de la historia en puntuación, 24 unidades suma después de 35 jornadas, un dato sonrojante teniendo en cuenta que el récord negativo se sitúa en los 29 puntos de la temporada 1992-93 o los 30 de la 1988-89 se cosecharon cuando las victorias solo sumaban dos, y no tres. En las Ligas de tres puntos, su mínimo estaba en los 41 de la campaña 2005-06, la del gol de Coro.

Y todo ello sin olvidar que el Femenino A también ha certificado su año más lamentable, con cinco puntos y ningún triunfo, y salvado solo por la pandemia de la COVID-19.

Un último dato, para echarse a llorar: cerrará el Espanyol esta temporada previsiblemente con la mitad de puntos, aproximadamente, de los 53 logró hace solo un año con una plantilla que costaba prácticamente la mitad (55 millones) y que alcanzó la séptima plaza.