MEMORIAS DE SUDÁFRICA

Torpedo Villa Maravilla

El Guaje lideraba la tabla de goleadores con cinco goles. Aspiraba a ser pichichi del Mundial 2010 como lo fue en la Euro2008 igualando así al mítico Torpedo Müller.

David Villa probó a hacer sonar la dichosa vuvuzela durante al entrevista que le hicieron aquel 5 de julio en el set de Mediaset.
CHEMA DIAZ / DIARIO AS

Aquel 5 de julio el hombre del día era David Villa. El Guaje comandaba con sus cinco goles la tabla de máximos goleadores del Mundial. Sus tantos y las paradas de Casillas plasmaron el trabajo de todo el equipo y permitían estar a la Selección por primera vez en la semifinal de un Mundial. Villa no se había prodigado en entrevistas posiblemente porque había fichado por el Barça justo antes de empezar el campeonato y prefería centrarse en España y no responder aún preguntas sobre su nuevo equipo. Ese día atendió a Telecinco.

Villa indicó que el equipo iba de menos a más porque "nunca perdimos la confianza. Jugar al límite nos ha hecho estar más concentrados". El Guaje tenía muchas ganas de enfrentarse a Alemania porque una lesión le impidió jugar la final ante esa selección dos años antes en la Eurocopa 2008. Miroslav Klose, entonces segundo máximo goleador histórico de los Mundiales, había alabado a Villa el día antes diciendo que estaba a la altura de Messi. El Guaje agrade igualara a Ronaldo Nazario en el tercer y cuarto puesto de aquel Mundial.

Cuando le preguntaron por un pronóstico, Villa contestó: "Ganar y hacer un buen partido, ser nosotros mismos y que la gente esté contenta y orgullosa. Estar en la final es nuestro objetivo, pero sin el Mundial es como si no hubiéramos hecho nada. Representamos a un país que está feliz con nuestros éxitos. Si conseguimos algo grande, también será culpa de toda la cantidad de gente que nos está apoyando".

Villa acariciaba la leyenda. Después de igualar a Emilio Butragueño como máximo goleador español en un Mundial y de convertirse en el primer español que marcaba en cuatro partidos consecutivos en un Mundial, el Guaje perseguía entonces igualar a Gerd Müller. El mítico delantero de la República Federal Alemana había sido el único en ser máximo goleador en un Mundial y una Eurocopa. Villa había sido pichichi en la anterior Eurocopa con cuatro y apuntaba antes de semifinales también a convertirse en máximo artillero del Mundial 2010 con cinco goles anotado

'Torpedo' Müller fue máximo goleador del Mundial del 70 con diez goles. Y en la Eurocopa de 1972 también fue pichichi con cuatro dianas. Villa sería el segundo jugador en la historia en lograr ser Bota de Oro en un Mundial y una Eurocopa. Además, tenía a tiro a Raúl González Blanco, a dos goles, para superarle como máximo goleador de la historia de la Selección.

Quedaban dos días para el partido de semifinales y Villa acaparaba portadas. Aquel 5 de julio hubo mucha actividad en Potchefstroom, con todos los medios haciendo reportajes porque al día siguiente se viajaba a Durban para jugar ante Alemania. Ese día, Del Bosque seguía sin confirmar a Torres como titular. Se especulaba que si dejaba fuera a El Niño entraría Cesc Fábregas o Fernando Llorente...