DEPORTIVO

Un penalti, 2 rojas y 3 amarillas: el show de Ortiz Arias en Tenerife

Indignación en el Deportivo por el penalti de Mujaid que ni revisó en el VAR. Luego, cascada de tarjetas: Vázquez, el médico, Mujaid, Beauvue y Mollejo.

Ortiz Arias, en el momento de decretar penalti en contra del Deportivo.
RCDeportivo

El Deportivo regresa de Tenerife realmente indignado con el arbitraje de Ortiz Arias. El principal reproche de la expedición coruñesa con el colegiado madrileño es el penalti pitado a Mujaid, a todas luces inexistente. El enfado coruñés no es tanto porque lo señalase, entendiendo que se podía haber equivocado, sino porque ni siquiera acudió al VAR para revisar la acción. Fernando Vázquez lo resumía así al finalizar el encuentro: "Veo que Mujaid salta limpiamente y gana la pelota con solvencia. Para mí es una acción defensiva. Lo que no he entendido muy bien en esa acción, es que hay que tener cierta humildad para poder, en todo caso, pedir ir a verlo al VAR. Es una herramienta maravillosa y podría revisar la jugada. No fue así".

Pero esa acción no fue lo único que ha enfado a un Deportivo que vuelve con un empate que debió ser victoria. El recital de Ortiz Arias incluyó dos rojas (Fernando Vázquez y el doctor Lariño) y tres amarillas (Beauvue, Mollejo y el propio Mujaid). En el acta explica que expulsó a Vázquez en el minuto 84 por “dirigirse de forma ostensible, a viva voz, con los brazos en alto, desde su área técnica y de forma reiterada después de haber sido previamente advertido en los siguientes términos: !No lo ves, pero es que no lo ves!”. En ese mismo minuto también vio la roja directa el médico del club por “protestar de forma ostensible, a viva voz, con los brazos en alto desde su área técnica y reiteradamente después de haber sido previamente advertido”.

Con todo, el primer amonestado por protestar fue Clauidio Beauvue. El delantero, que no jugó ni un minuto, vio la amarilla veinte minutos antes del polémico penalti por “hacer observaciones de orden técnico a viva voz desde el banquillo”. Exactamente el mismo motivo por el que Ortiz Arias sacó la tarjeta a Mollejo en el 80’, cuando ya había sido sustituido. A Mujaid, además de pitarle un penalti que nadie vio, le castigó con amarilla por “golpear a un contrario con el brazo de forma temeraria”.