MEMORIAS DE SUDÁFRICA

Toda África fue Ghana

La participación de los 'Black Stars' disparó el sentimiento de pertenencia de los africanos. El penalti de Suárez fallado por Gyan era el billete a las semifinales...

Toda África fue Ghana
YASUYOSHI CHIBA AFP

EI sentimiento de pertenencia de los africanos con su continente se disparó a niveles nunca antes conocidos con la gran participación de Ghana en el Mundial de Sudáfrica. Por primera vez en la historia de los Mundiales el torneo se celebró en suelo africano, lo que hizo que, ante la ausencia del resto de selecciones vecinas a partir de la fase de grupos, se optara por Ghana como el equipo de África. 

Antes hubo dos ejemplos importantes de que el fútbol africano comenzaba poco a poco su escalada. El primer gran equipo del continente en destacar en un Mundial fue Camerún en Italia 90. Aquella generación camerunesa es inolvidable, especialmente por derrotar en el partido inaugural a la Argentina de Maradona en Milan. También lo fue la Senegal que se impuso a Francia en Corea y Japón 2002, también en el primer partido de aquel Mundial. 

Esas dos gestas tuvieron su continuidad en Sudáfrica con la participación de Ghana, liderada por el incomparable Asamoah Gyan. Los ghaneses ya habían dado la campanada en la fase de grupos clasificándose como segundos por detrás de Alemania. La victoria en el primer encuentro ante Serbia fue fundamental. Gyan, de penalti en el 85', fue el autor del gol. Días después, el empate ante ante Australia, con gol de Gyan de nuevo, les colocó prácticamente en octavos, pues los cuatro puntos conquistados fueron suficientes como para clasificarse aun perdiendo ante Alemania en el último partido, lo que sucedió.

Fiesta

Pero la verdadera grandeza de esta Ghana dirigida por el serbio Milovan Rajevac llegó a partir de las eliminatorias, ya como único equipo africano superviviente. El cruce fue bastante benevólo, pues le deparó un duelo ante EE UU que era muy igualado, pese a que los americanos habían logrado pasar como primeros de grupo por delante de Inglaterra y gracias a la diferencia de goles. En Rustemburgo, ante 35.000 seguidores, los ghaneses lograron el pase en la prórroga, gracias de nuevo a un gol de Gyan que puso el 2-1 final.

Faltaba lo mejor de una participación ghanesa inolvidable y llegó en cuartos. Nunca antes un equipo africano había alcanzado las semifinales. Toda África vivió el duelo ante Uruguay del Soccer City como si fuera suyo. Perdió Ghana en los penaltis, pero tuvo el pase a tiro. Aquel penalti de Luis Suárez fallado por Gyan era la llave. Una proeza del fútbol africano para la que faltó muy poco...