ATLÉTICO DE MADRID

El mejor Diego Costa del año vuelve a la escena del crimen

El punta suma dos goles en la vuelta a LaLiga. La temporada pasada vio la roja en el Camp Nou cuando el Atlético peleaba el título y fue sancionado con ocho partidos.

Diego Costa fue expulsado en el Camp Nou.
ALBERT GEA REUTERS

El 6 de abril de 2019 el Atlético visitaba el Camp Nou todavía con opciones de pelearle la Liga al Barcelona. A falta de ocho jornadas, el equipo rojiblanco se situaba a ocho puntos de la primera plaza, pero una victoria en el coliseo blaugrana colocaba a los de Simeone a cinco puntos del líder con 35 todavía en juego. 

El Atlético saltó al verde con caracter, compitiendo de tú a tú y esperando a que la delantera formada por Griezmann y Diego Costa enganchase una jugada de peligro para hacer gol. Pero al minuto 30 todo se fue al traste cuando el '19' protestó una falta en el centro del campo y vio la roja directa. Según recogió el colegiado Gil Manzano en el acta, el futbolista le gritó "me cago en tu puta madre", algo que contrastaba con las palabras de Costa, que indicó que había dicho "me cago en mi puta madre". Una justificación que no cambió la opinión del árbitro, que también recogió en el acta que el delantero le agarró del brazo para evitar que sacase más tarjetas, por lo que fue sancionado con ocho partidos (cuatro por cada acción)

Una expulsión completamente determinante, jugando una hora con un futbolista menos, hasta caer por 2-0 pese a los milagros de Oblak mantuvieron el marcador sin goles hasta el minuto 84. El Barcelona se marchó a once puntos y el Atlético perdió a Diego Costa para el resto de temporada y el inicio de esta, sin poder contar con él en el debut liguero ante el Getafe, aunque coincidió con que estaba lesionado. 

Costa, en plena forma

Ahora el Atlético vuelve al Camp Nou, este año sin poder pelear el título de Liga, pero consciente de que una victoria acercaría en gran medida el objetivo de acabar en la tercera plaza y clasificarse para la próxima Champions. Y el Cholo cuenta con la mejor versión de Diego Costa de la temporada. El delantero ha vuelto del parón por la crisis sanitaria del coronavirus en un gran estado de forma, fino, rápido y ya sin ese problema en la espalda del que fue operado (hernia discal cervical) para regresar contra el Liverpool alejado de un estado de forma óptimo. 

En estos cinco partidos le ha ganado la partida a Morata, formando parte del once en tres de ellos y saliendo desde el banquillo en dos para conseguir un total de dos tantos y dos asistencias, mientras que cuando llegó al parón en marzo solo había conseguido dos goles y tres asistencias en 19 partidos. Costa marcó el gol del empate contra el Athletic recuperando su conexión con Koke y definiendo a la perfección ante Unai Simón. Volvería a marcar el pasado sábado ante el Alavés aprovechando un penalti provocado por Marcos Llorente, su compañero de ataque durante muchos minutos en este regreso a la competición y un cambio conjunto clave para cambiar la cara del Atlético. 

Además de esos goles, Costa ha aportado en el juego trabajando en defensa, volviendo a mostrar muchos desmarques y jugando bien de espaldas. En El Sadar regaló el gol a João Félix y también peinó el balón que cayó a Vitolo para derrotar al Valladolid. Su próximo objetivo es el Camp Nou, estadio donde tiene cuentas pendientes ya que aunque tocó el cielo en el año 2014 con el título de Liga, tuvo que hacerlo desde el banquillo tras sufrir una lesión muscular a los 16 minutos. Si la temporada pasada fue protagonista por uno de los peores momentos de su carrera, ahora quiere serlo por ir recuperando sensaciones del mejor Costa que tanto necesita el Atlético.