ATLÉTICO DE MADRID

Simeone amplifica el ganar, ganar y ganar: supera a Luis

Con la victoria ante el Alavés, el técnico argentino suma 195 victorias en Liga, cifra récord como entrenador del Atlético superando a Luis Aragonés.

Simeone y Luis Aragonés.
@Atleti

Diego Pablo Simeone continúa haciendo historia en el Atlético de Madrid. El técnico argentino, que debutó en el banquillo rojiblanco el 7 de enero de 2012, se convirtió con su triunfo ante el Alavés (cuarta victoria seguida) en el entrenador del Atlético con más partidos ganados en Liga. 

El Cholo superó a otro mito del club, Luis Aragonés, que hasta el momento poseía ese récord después de conseguir 194 triunfos en 407 encuentros ligueros. Si el Sabio de Hortaleza fue logrando esa hazaña en diferentes etapas, Simeone lo ha hecho del tirón, con más de ocho años ininterrumpidos en el banquillo rojiblanco. Los números del argentino hablan por sí solos: 195 partidos ganados en Liga de 320 disputados, un 61% de victorias

Con el argentino en el banquillo ha vuelto la grandeza del Atlético que tan bien representaba Luis Aragonés, tanto de futbolista como de entrenador y ese mensaje de "ganar, ganar y ganar" como forma de vida. Dos exjugadores y entrenadores que tienen nombres y apellidos ligados al Atlético por siempre. Si Luis consiguió seis títulos dirigiendo al equipo (Copa Intercontinental, Liga, tres Copas del Rey y una Supercopa de España), además del ansiado ascenso a Primera División en el año 2002, el Cholo se convirtió en 2018 en el entrenador más laureado de la historia del club con los siete títulos conseguidos en la última década (Liga, Copa del Rey, dos Europa League, dos Supercopas de Europa y la Supercopa de España), además de dos finales de Champions que se escaparon de la punta de los dedos. 

Simeone recordó la figura de Luis tras igualar su récord con la victoria del pasado martes ante el Levante. "En ningún momento pensé competir con Luis. Saber, con la relación que he tenido con él, que estará contento desde que el lugar en el que estará mirando. Desde que en Sevilla le dije que el Atlético me quería como futbolista me contestó que a que esperaba para ir para allá. No me cabe duda de que lo estará disfrutando desde donde nos está mirando". La historia del Atlético no se puede imaginar sin Luis Aragonés ni Simeone, maestro y discípulo unidos por la sangre rojiblanca.