BARCELONA

Arenga de Piqué: "Somos el Barça y esto no se ha acabado"

"Recordad una cosa: somos el Barça y esto todavía no se ha acabado. Luchar hasta el final forma parte de nuestro ADN. Cabeza bien alta y el martes iremos a por todas".

Arenga de Piqué: "Somos el Barça y esto no se ha acabado"
CRISTINA QUICLER AFP

El Barça no se rinde. Lo hizo público este domingo su portavoz oficial, que es Gerard Piqué por encima de cualquier otro. Después de la conjura en el vuelo de vuelta de Vigo, y del entrenamiento de este domingo, el central catalán mandó su mensaje para subir la moral de la tropa y del socio culé y, quién sabe, si intentar presionar algo al Madrid con vistas al partido de este domingo en Cornellà. "Recordad una cosa: somos el Barça y esto todavía no se ha acabado. Luchar hasta el final forma parte de nuestro ADN. Cabeza bien alta y el martes iremos a por todas".

Piqué, uno de los mejores jugadores de largo del Barça desde el regreso del confinamiento, se ha tomado esta parte final del campeonato como un asunto personal. Ya después del partido ante el Sevilla expuso su doctrina. "Va a ser muy difícil ganar esta Liga, vistas las jornadas el Madrid se dejará pocos puntos", dijo para lanzar un mensaje implícito contra las decisiones del VAR justo antes del Real Sociedad-Real Madrid en el Reale Arena que alimentó su teoría y le hizo ganar adeptos.

Después del partido contra el Celta, y de regreso a Barcelona, Piqué tuiteó un extracto de una canción de MGMT: "We were fated to pretend" ("estábamos destinados a fingir"). Hay quienes lo interpretaron como una acusación a Rafinha por la falta del 2-2. Pero el mensaje quedó abierto. El que no es inequívoco es el de este domingo. El Barça no saca bandera blanca todavía. "Somos el Barça y esto no se ha acabado", insistió en el mensaje Piqué, uno de los líderes de una generación espectacularmente ganadora y competidora que, pese a los tropiezos en Sevilla y Vigo, se ve en condiciones de pelear el campeonato. Piqué, queda claro, quiso focalizar los esfuerzos en el partido del martes ("iremos a por todas"). Seguramente porque es consciente de que si el Barça vuelve a tropezar, LaLiga sí se habrá escapado definitivamente.