EIBAR-VALENCIA

1x1 del Valencia: Autogol de Kondogbia y un equipo sin alma

Celades supera la racha de seis partidos consecutivos sin lograr la victoria lejos de Mestalla de Gary Neville; el Valencia prácticamente finiquita sus opciones de Champions.

Acción del autogol de Kondogbia.
Juan Manuel Serrano Arce Getty Images

Cillessen: Nada pudo hacer en el autogol de Kondogbia y mucho hizo en el segundo remate a portería del Eibar (en verdad el primero de los armeros), un saque de falta de Cote que envió con palomita incluida a córner el holandés. No tuvo más trabajo. Bueno sí, dar una y otra vez pelotazos para sacar el balón ante la incapacidad del equipo para salir con el balón controlado. Buena parada también a remate de Sergio Esnrich en el 82', que mantuvo al Valencia al menos en el partido. 

Wass: No hizo nada mal, aunque tampoco destacó en algo concreto. Se mostró impreciso en la salida del balón y poco resolutivo en las contadas ocasiones que se dejó ver en ataque. Fue sustituido por Florenzi. 

Mangala: Fue una de las novedades en el once. Celades buscaba con el francés dotarle de envergadura a la zaga. Pero a las primeras de cambio, en el primer córner a favor del Eibar, erró a la hora de despejar y el balón, tras golpear en Kondogbia, se coló en la portería de Cillessen. Pasó el resto del partido sin pena ni gloria. Acabó siendo expulsado por doble cartulina amarilla, por lo que causará baja por sanción contra el Villarreal.

Gabriel Paulista: Si algo tiene el brasileño es que es regular. Sin alardes ni errores garrafales. Pero tampoco estuvo contundente, como Mangala, en la acción del autogol de Kondogbia. En verdad los delanteros del Eibar apenas le exigieron.

Gayà: Regresaba al once tras cumplir sanción contra Osasuna. Suyo fue el primer disparo a portería del Valencia. Se le marchó fuera. Otro partido más fue de lo mejor del Valencia. Reclamó penalti por manotazo de Correa, pero Jaime Latre no interpretó que el contacto fuera la causa de su caída en el área. Ya en la segunda mitad, evitó lanzándose bien al suelo al corte un posible gol de Correa. Acabó el partido con menos protagonismo que el que había tenido hasta el descanso.

Ferran: El poco peligro que generó el Valencia en la primera mitad llegó con Gayà por la izquierda y con Ferran por la derecha. El de Foios, ante un rival idóneo para sus características, encaró una y otra vez a Cote. Pero su desequilibrio no estuvo acompañado de definición. Su participación fue diluyéndose como la del resto de compañeros. De hecho no estuvo nada acertado en la segunda mitad y fue sustituido por Maxi Gómez.

Parejo: Mendilibar le ató en corto y al capitán del Valencia le costó dejarse ver en la circulación. A Parejo se le ve sin frescura, llamando a gritos a un descanso que Celades nunca sabe cuándo darle.

Kondogbia: Tuvo la mala suerte de meterse el 0-1 en propia puerta. Le tocó, además, asumir protagonismo en la salida del balón, porque el Eibar centró su presión en Parejo, y no es la circulación precisamente su fuerte. Aún así, fue de lo más regular del equipo.

Carlos Soler: Fue entonándose con el paso de los minutos, cuando el Valencia empezó a salir de la cueva, aunque muy lejos de su mejor versión. Su juego entre líneas debería haber sido más clave para que el equipo rompiera la presión del Eibar. Celades le dejó en el banquillo al descanso para dar entrada a Gameiro.

Guedes: Actuó de inicio de segundo punta por detrás de Rodrigo. Fue una de las variaciones tácticas de Celades, que trató de darle velocidad a su ataque con el portugués Ferran y Rodrigo. Campó a sus anchas por toda la zona de ataque, aunque sin presencia en los metros finales. Tras el paso por vestuarios y la salida de Gameiro, Guedes pasó a banda izquierda.Pero el portugués ni apareció. Fue sustituido por Cheryshev.

Rodrigo: Inédito durante los 90 minutos. Solo se le vio pelear por dos balones en largo. Nada más. Incomprensiblemente jugó de principio a fin.

También jugaron

Gameiro: Salió en el descanso por Carlos Soler. Solo pilló ni una vez a contrapie a la defensa armera, en la última acción del partido, en la que forzó un córner al que subió hasta Cillessen.

Cheryshev: Salió por Guedes y se colocó en banda izquierda. Suyo fue uno de los pocos remates de la segunda mitad del Valencia, aunque se le marchó muy desviado.

Florenzi: Un cambio que se está convirtiendo en habitual en Celades. Hombre por hombre en el lateral derecho. Con 0-1 en el marcador, no es a un lateral al que más se le puede exigir.

Maxi Gómez: Salió por Ferran en el tramo final y su presencia en el terreno de juego fue testimonial.