REAL VALLADOLID

El Real Valladolid, contra Mata, Amath y la maldición del ex

Los atacantes del Getafe vuelven a un lugar clave en su carrera. Carnero es el último jugador vinculado a ambos clubes.

Valladolid
0
El Real Valladolid, contra Mata, Amath y la maldición del ex
AS.COM

Cuando Jaime Mata se asome a un José Zorrilla vacío durante el calentamiento, por su mente pasarán recuerdos de aquel tiempo en el que jugó en el Real Valladolid y las palabras de Eduardo Galeano, que decía que "no hay nada menos mudo que las gradas sin nadie". El hoy jugador del Getafe puede hacer el ejercicio al que invitaba el autor uruguayo y comprobar que sí, que tal y como se publicó hace 25 años, los ecos del triunfo todavía son audibles.

Han pasado más de dos años del último "Mata, quédate", y sin embargo, esos recuerdos nunca se le olvidarán al madrileño, por más tantos que cante como azulón. La afición, que ahora vibra desde casa, ha festejado 86 goles de los vallisoletanos desde el retorno a Primera. Ninguno con el clamor de aquel último contra el Numancia, que despertó un fervor en el delantero que agitó las redes como lo hacía Batista con la cuerda superior del ring cuando sabía que la gloria le llegaba.

50 partidos después, los acumulados entre la pasada campaña y la presente, Mata lleva en Primera División la nada desdeñable cifra de 22 goles, los últimos ocho, durante el presente curso. Titular contra Espanyol y Eibar en las dos últimas jornadas, está por ver si es alineado por Bordalás por tercer partido seguido (cosa difícil), aunque, si juega, será la mayor amenaza no solo por su calidad, sino por aquella maldición de la que tanto se habla a menudo en Valladolid: la del ex.

No será el único que pueda cumplirla en el bando azulón, puesto que también ha entrado en su convocatoria Amath, futbolista descubierto por Chema Aragón, actual director deportivo del Mirandés, y que llegó a España de la mano del Real Valladolid. Siempre agradecido con los blanquivioletas, el senegalés ya vio puerta en Zorrilla en una eliminatoria de Copa del Rey… y lo celebró. Mata, por su parte, no fue capaz de marcar en los tres partidos que ha jugado hasta ahora contra el equipo en el que se hizo grande y que le sirvió de catapulta hasta la selección.

Carnero, el último que ha vestido las dos camisetas

Tal y como reconoció este lunes Sergio González en rueda de prensa, Raúl Carnero no podrá vestirse de corto ante el club al que todavía pertenece, y que trató así de evitarse un disgusto cuando rubricó el contrato de cesión del lateral. Es el último futbolista que ha vestido ambas camisetas, aunque no son pocos los que lo han hecho desde que Javier Baraja, técnico del Promesas, ascendiera a Primera en 2005 vistiendo de azul.

La primera temporada del Getafe en la máxima categoría la disfrutaron tres hombres que más tarde vestirían de blanquivioleta, Vivar Dorado, Nano Rivas y Kome, y uno que venía de hacerlo como era Sergio Pachón. El delantero marcó el camino a Jacobo Sanz, Rafa López, Mario y Sousa, que antes de terminar la década militaron en el Getafe, como Manu del Moral, que años más tarde jugaría también de local en Zorrilla.

Borja Fernández dejó el Real Valladolid en 2010 para marcharse al Coliseum y dos años más tarde pudo hacer el camino inverso junto a Adrián Colunga, quien al final nunca vestiría la zamarra vallisoletana, en un apurado mercado estival en el que Carlos Suárez y Ángel Torres negociaron dicha operación hasta última hora. Para entonces, el exblanquivioleta Álex Pérez ya había debutado en Primera como azulón y Pedro León ya había protagonizado una polémica salida de Zorrilla para jugar en el sur de Madrid.

Ivi López, Carlos Peña, Henok Goitom o los vallisoletanos Sergio Escudero e Iván Alejo son otros de los jugadores con un pasado en el que confluyen los dos equipos que se enfrentan en Zorrilla este martes a partir de las 19:30 horas. Con el permiso de Míchel Herrero y Sergi Guardiola, que sigue militando en el Real Valladolid (el mediocentro, de hecho, lo hará durante un año más), ninguno dejó la impronta de Mata. Y si no, pregunten al estadio vacío por aquella noche del 16 de junio de 2018.