Las Palmas

El fraude de Ramírez y De Armas podría superar los 37 millones de euros

El Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria procesa a ambos empresarios por prácticas irregulares con Seguridad Integral Canaria.

El fraude de Ramírez y De Armas podría superar los 37 millones de euros
Carlos Díaz-Recio Diario AS

Miguel Ángel Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, se encuentra desde ayer con un nuevo frente judicial abierto. Así, el juzgado le procesó tanto a él como a Héctor de Armas, ex socio suyo, por un fraude a la Seguridad Social que podría superar los 37 millones de euros.

El magistrado Arcadio Díaz Tejera, décimo juez al frente de esta causa, ya ha solicitado a los implicados que presenten sus escritos de acusación o archivo del caso. Este auto da por concluida la instrucción, y se puede presentar un recurso de forma en un plazo de tres días.

La querella que originó todo este procedimiento acusaba a Seguridad Integral Canaria de eludir muy elevadas sumas de dinero tanto a la Seguridad Social como a la Agencia Tributaria al camuflar como dietas las horas extras de sus trabajadores, con el consiguiente ahorro para la empresa, durante 2008 y 2009, habiendo ya prescrito lo referido al primero de los dos años mencionados. Igualmente, la investigación abarcó también el periodo comprendido entre 2010 y 2013. En este tiempo, la Seguridad Social sostiene que SIC cotizó 13,74 millones de euros menos de lo que realmente le correspondía. Mientras, la Agencia Tributaria cifra en 6,57 millones el ahorro ilícito en concepto del IRPF de los trabajadores durante dicho periodo.

Más allá.

Todo este procedimiento dio un paso más allá cuando el Tribunal Supremo echó por tierra el convenio colectivo por el que SIC pagaba salarios inferiores a los que marca el convenio estatal de seguridad privada. Según reza la información recogida EFE, SIC adaptó su convenio “para reflotar” la empresa por la crisis económica de entonces, pero lo cierto es que, según el instructor, “solo supuso sacrificios para la plantilla, mientras que se producía un aumento significativo del beneficio empresarial y una mejora de SIC en su posición competitiva frente a otras empresas del sector".

Esta ex empresa de Ramírez habría dejado de cotizar, según mantienen la Seguridad Social, 17 millones entre 2013 y 2017.