MEMORIAS DE SUDÁFRICA | EL PERSONAJE

Etoo, león perdido en Sudáfrica

Mal papel del camerunés, que aquel año venía de ganar un triplete con el Inter. Los leones indomables se fueron del Mundial con tres derrotas.

Etoo en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Desde que en Italia 90' Camerún se convirtiera en la primera selección de África en alcanzar los cuartos de final de un Mundial, los leones indomables siempre han jugado con la losa de ser la gran esperanza del fútbol africano en las Copas del Mundo. Se les consideró desde entonces la Brasil de África hasta el punto que su ausencia en Alemania 2006 fue catalogada como una de las grandes sorpresas de aquel torneo. Si Roger Milla lideró a la selección camerunesa en la década de los 90, en el nuevo siglo la figura más icónica del país africano fue Samuel Etoo.

El ex del Barça llegó a Sudáfrica 2010 tras conquistar el triplete con el Inter, en el que fue una pieza clave para Mourinho. Era el segundo año consecutivo en el que el delantero ganaba los tres títulos principales de la temporada después de haberlo logrado el curso anterior con el Barcelona de Guardiola. Para Etoo, que Camerún hiciera un gran papel en Sudáfrica, el primer Mundial en África, sería el colofón para coronar una carrera llena de éxitos. Sin embargo, la participación de los leones indomables en aquel Mundial dejó mucho que desear. Camerún perdió el primer encuentro ante Japón (1-0) en un partido en el que Etoo estuvo desaparecido. Jugó muy pegado a la banda derecha y apenas tocó el balón. No mejoraría su actuación ante Dinamarca ni ante Holanda. Camerún quedó eliminada y Etoo, embajador del fútbol africano en aquel Mundial, se marchó como un león perdido.