Las Palmas

Javi Castellano: “Ahora hay que ser inteligentes, no hay tiempo de reacción”

Cambió las tornas y ahora es un fijo para Mel. El mediocentro de Las Palmas entiende que “será especialmente importante” la puesta en escena del sábado.

Javi Castellano: “Ahora hay que ser inteligentes, no hay tiempo de reacción”
Carlos Díaz-Recio Diario AS

Ni que fuera el Ave Fénix, Javi Castellano resurgió de la nada en la segunda mitad de 2020. Más bien, ya en otoño. Ocurre que el mediocentro grancanario, que cumple su 9º año consecutivo en el primer equipo de Las Palmas, estaba incluso descartado antes de la pretemporada. Nada jugaba a su favor, ni siquiera la confianza de Pepe Mel en el primer tercio del presente curso. De hecho, apenas jugó 65 minutos, en las 14 primeras jornadas, sumados en los partidos ante Málaga, Almería y Deportivo.

Los problemas de cadera de Fabio le dieron un plaza en el equipo titular en la 15ª jornada, ante el Alcorcón y en el EGC (1-1), y desde entonces se convirtió en indiscutible para su entrenador. De hecho, enlazó 11 partidos consecutivos saliendo de inicio y sumando además todos los minutos posibles, racha solo interrumpida por esa dolorosa acumulación de amonestaciones que le impidió jugar en Riazor en la 26ª jornada (2-1). En total, Javi Castellano acumula 17 titularidades en 19 partidos y 1.503 minutos de juego.

Salvo sorpresa de última hora, estará entre los 11 escogidos por Pepe Mel para iniciar el partido contra el Girona. “Supone una prueba para cada equipo de cara a saber el nivel en el que está. Va a ser especialmente importante la puesta en escena este sábado”, dijo este miércoles en la emisora oficial del club. Para Castellano, el talento primará sobre el físico en este trepidante final de temporada: “Hay que estar con un nivel físico óptimo, pero creo que la calidad tendrá mayor peso para desnivelar la balanza”. Como ejemplo, la Bundesliga: “El Bayern Munich ganó su partido al Leverkusen por calidad. Su rival corría muchísimo, pero el Bayern tenía ese porción de más calidad en el juego, lo que marcó la diferencia”.

“No hay tiempo de reacción”, recuerda el mediocentro. “En estas 11 jornadas hay que ser inteligentes”, confiesa refiriéndose a la dosificación de esfuerzos propia de la exigencia física que le espera a todos los equipos.

Antes, durante el confinamiento, tuvo que entrenar encerrado en casa. Por desgracia, afrontó una situación que conoce de sobra. Por las lesiones que he tenido no me costó mucho lo de entrenar en casa, pero cuando pasas al césped se nota mucho”, analizó.