REAL MADRID

Di Stéfano no entendió la retirada como futbolista de Zidane...

El francés jugó sus últimos minutos con la camiseta blanca en la inauguración del estadio Alfredo Di Stéfano. La Saeta le dedicó unas palabras...

Alfredo Di Stéfano, fallecido el 7 de julio de 2014, recibió un bonito homenaje aquel 9 de mayo de 2006. El club puso en el centro del campo del estadio que lleva su nombre todos los trofeos ganados en su etapa como jugador del Real Madrid (5 Copas de Europa, 8 Ligas, una Copa del Generalísimo, 2 Copas Intercontinentales y 2 Copas Latinas). Frente a esa colección de conquistas un cartel grande que ponía "Gracias, Alfredo".

Su entrada al campo, apoyado en su inseparable bastón de roble, fue muy emotiva. El Presidente de Honor del club veía como la gran instalación de la ciudad deportiva de Valdebebas pasaba a llevar su nombre. Un año más tarde el escultor Pedro Montes le hizo una estatua de bronce de 400 kilos que se ubica junto a la entrada al recinto.

Pero lo más emotivo de aquella velada de magia madridista la pusieron Zidane y La Saeta Rubia. Los dos se abrazaron cuando se cruzaron, dado que el marsellés se disponía a jugar sus últimos minutos con la camiseta blanca, que honró desde 2001 a 2006 (227 partidos, 49 goles y 68 asistencias). Di Stéfano, en su discurso ante los aficionados, no tuvo problemas en mostrar su contrariedad por la decisión tomada por Zizou, que con solo 33 años renunció a su último año de contrato y adelantó su retirada del fútbol (sería definitiva dos meses más tarde jugando la final del Mundial contra Italia). Di Stéfano dijo: "En nombre del fútbol quiero decir que un jugador como Zidane no debía haberse retirado". Di Stéfano dejó el fútbol con 39 años...

La Saeta dejo otra genialidad en su discurso: "Agradezco esta instalación en vida porque en este país los homenajes suelen hacértelos cuando has cruzado la raya...". Genio y figura.