RAYO VALLECANO

Se cumplen 44 años del estreno del Nuevo Estadio de Vallecas

El 6 de junio de 1976 se celebró el primer partido en el campo, después de una remodelación de tres años, que obligó a los franjirrojos a jugar en Vallehermoso. El Rayo cayó ante el Valladolid.

Aspecto del interior del Estadio de Vallecas.
PEPE ANDRES

"Y a Vallecas, como a un niño recién nacido, le dieron una palmadita en la espalda y su pulmón comenzó a respirar entre la alegría general". Así comenzaba la crónica de la inauguración del Nuevo Estadio de Vallecas en el periódico ABC, como si de un alumbramiento se tratara. Razón no le faltaba. Más de tres años de obras de remodelación —de octubre del 72 a junio del 76— y el exilio en Vallehermoso habían hecho de la espera un embarazo difícil. Al acto inaugural, llevado a cabo el sábado 5 de junio de 1976, acudieron el gobernador civil, García Siso; el delegado nacional de Educación Física y Deportes, Tomás Pelayo Ros; y el secretario nacional, Antonio Navarro. Siendo la ausencia más notable la del ministro secretario general del Movimiento, Adolfo Suárez, por problemas de agenda.

El entonces presidente del Rayo, Marcelino Gil, fue el anfitrión de esta cita. Al filo del mediodía (11:45 para ser exactos) mostró a los representantes políticos y deportivos —de la Federación Española acudió Gregorio Paunero— las tribunas y el palco para terminar la visita sobre el verde, donde Santiago Coca hizo una oración. "Este es el nuevo templo de los hombres de un barrio muy querido", anunció, mientras Pelayo Ros deslizó su deseo: "El estadio es magnífico y aprovecho esta inauguración para desear su ascenso a Primera, ahora que comienza una nueva etapa". No iba desencaminado, puesto que se consiguió en la temporada que arrancó sólo unos meses después (76-77).

El barrio estaba en ebullición, expectante. De ahí que, en apenas cinco días, más de 15.000 curiosos se asomaran al estadio para verlo antes del reestreno. El partido inaugural enfrentaría a Rayo y Valladolid (domingo 6 de junio, a las 20:30 horas, jornada 38) e iba a suponer su primer lleno de esta nueva andadura. El campo se construía sobre el terreno del antiguo —demolido— y sobre una serie de cifras: tenía una capacidad de 17.000 localidades (14.500 de asiento), 10.000 piezas prefabricadas (algunas de tres toneladas de peso), tres vestuarios con calefacción y agua caliente, iluminación artificial, hierba natural, drenaje, barandillas protectoras... y llevaba la firma de los arquitectos Jacinto Pazos y Francisco Riesgo.

As Color de la inauguración.

Toda esa ilusión no se reflejó en el marcador del Rayo-Valladolid. Encuentro del que hoy se cumplen 44 años y cuyo saque de honor corrió a cargo del célebre boxeador José Durán. Los franjirrojos cayeron por 0-1, en un duelo donde merecieron más. La falta de efectividad de cara al gol condenó a los locales en una cita tan especial. Desde el principio, Benito y Potele se mostraban escurridizos y se colaban por las bandas poniendo en peligro la meta defendida por Campos. El Valladolid, por su parte, se basó más en las contras y la grada apostaba por el triunfo vallecano tras el descanso. Sin embargo, la superioridad de los madrileños se esfumó y el delantero Manolo Álvarez transformó en gol un perfecto lanzamiento de Vicente en el 55'.

Felines comandó la reacción, pero la suerte del gol le daba la espalda. La inauguración de las instaladiones terminó siendo amarga y la gente mostró su frustración lanzando almohadillas. Era el principio del Nuevo Estadio de Vallecas y la última jornada de aquella campaña 75-76. La penúltima del Rayo en Segunda, puesto que apenas un año después, en este mismo escenario, se vivió el primer ascenso a Primera.