FÚTBOL

El CSD frena a Simón en abrir estadios al público en Fase 3

El director de Emergencias del Ministerio de Sanidad no lo ha descartado: "En caso de que se pueda hacer, se intentará". Irene Lozano ha trasladado prudencia a las Comunidades, tras lo dicho por el presidente de Las Palmas.

Tras la agitación que supusieron asyer lunes las declaraciones del presidente de Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, que afirmó en la radio oficial de Las Palmas que el público podría entrar al partido contra el Girona en el Estadio de Gran Canaria (13 de junio, 20.30 hora insular), este martes Fernando Simón, director de Emergencias del Ministerio de Sanidad ha dicho horas después de pronunciarse su ministro que "hemos tenido una reunión con varios jugadores en la que hemos estado discutiendo alguna de sus preocupaciones, como es el tema del público. No se ha dado ninguna respuesta cerrada, pero en caso de que en fase 3 se pueda hacer, se intentará, pero hay que analizar los riesgos. En cualquier caso esa norma debería aplicarse a todos los campos y aficionados por igual. La opción está ahí, pero depende de la evolución de la epidemia".

Preguntado el CSD por estas declaraciones de Fernando Simón, desde el organismo se ha admitido que "la desescalada no será simétrica, y como hay que respetar la integridad en las condiciones en las que se compite..., es decir es imposible hablar de los aforos para el reinicio de la competición. Más adelante, si es el caso, se estudiará".

Salvador Illa, ministro de Sanidad, confirmó por la mañana que en la Fase 3 las competencias en materia de desescalada pasan a las comunidades autónomas a las que se les harán llegar recomendaciones adaptadas a las necesidades y progresos de cada una.

Así, el CSD, presidido por Irene Lozano, se apresuró esta mañana, en una reunión con los responsables de Deportes de las diferentes comunidades españolas, a frenar el órdago del propio Ramírez en cuando a la presencia de público. En dicho encuentro se hizo referencia al artículo 41 de la orden 414, que dice que los partidos se celebran a puerta cerrada, y es lo que se aplica. El CSD asegura, además, que dicha opción planteada por el máximo dirigente de Las Palmas "vulneraría" el principio de igualdad de la competición.

Desde el CSD se apunta también que "la decisión final no será adoptada por una única entidad o administración", haciendo referencia a que, en cualquier caso, habrá que hacer acopio de órdenes o recomendaciones sanitarias para evitar cualquier conato de rebrote de la COVID-19. No se descarta por tanto que pueda acceder público a los diferentes estadios españoles, no solo al de Las Palmas, pero se antoja como una posibilidad bastante remota.

En cualquier caso, Las Palmas pretendía agarrarse a un resquicio legal y traspasarle la presión a Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias. Dado al agravio comparativo que existiría con diferentes autonomías y los riesgos de juntar a tanta gente, 11.000 personas (un tercio del EGC), parece imposible que el duelo Las Palmas-Girona tenga testigos más allá de los imprescindibles.