BUNDESLIGA

McKennie no teme sanciones y seguirá honrando a Floyd

"Si tengo que acarrear con las consecuencias de expresar mi opinión, de rebelarme a favor de lo que pienso, pues entonces tendré que hacerlo", explicó el estadounidense.

McKennie no teme sanciones y seguirá honrando a Floyd
BERND THISSEN AFP

Weston McKennie ha dejado claro que seguirá pidiendo justicia sobre los terrenos de juego por la trágica muerte de George Floyd en EEUU. Los estatutos de la Bundesliga prohiben todo tipo de mensajes políticos en los campos de fútbol e, incluso, se está estudiando sancionar al centrocampista del Schalke tras sumarse a las protestas de Modeste del Colonia, Thuram del Gladbach, Sancho y Hakimi del Dortmund. Eso sí, los posibles castigos no intimidan a McKennie, que portaba un brazalete con el mensaje “justicia para George“ y seguirá portándolo.

"Si tengo que acarrear con las consecuencias de expresar mi opinión, de exteriorizar mis sentimientos y de rebelarme a favor de lo que pienso, pues entonces tendré que hacerlo", explicó el estadounidense en una entrevista concedida a la revista Forbes después de vivir algo inesperado sobre el césped durante la última jornada. Felix Zwayer, colegiado del partido entre Schalke y Augsburgo (0-3) el pasado domingo, le pidió que se quitara el brazalete en honor a Floyd ya que infringía las normas de la competición. Pero McKennie no obedeció.

“Existe un reglamento en la liga que te impide lanzar mensajes políticos“, continuó McKennie, que no entiende como su reivindicación contra el racismo y la violencia policial y a favor de la igualdad puede ser catalogado como tal. “Si hay gente que lo interpreta como mensaje político, entonces no sé qué decir“, subrayó, sin saber aún si sus protestas, finalmente, tendrán consecuencias. La federación parece haber entendido el mensaje. "No tengo dudas de que trataremos el tema con la delicadeza que requiere", dijo el presidente del comité judicial de la federación Hans E. Lorenz.