VALENCIA

El Valencia se defiende de las acusaciones de Garay

El club ha emitido un comunicado en el que afirma que el argentino rechazó una oferta contractual superior a la que tiene a día de hoy y que solo él no aceptó los términos del ERTE.

Ya hay respuesta del Valencia a las duras palabras de Ezequiel Garay.  El club che ha emitido un comunicado oficial en el que ha puntualizado varios aspectos que ha mencionado el central argentino, dejando claro que fue él quien rechazó una oferta de renovación "que mejoraban su actual contrato como jugador de fútbol profesional con el Valencia CF".

Garay, entre otras cosas, acusaba a la entidad de organizar una campaña de desprestigio contra él, algo por lo que el Valencia ha afirmado sentirse sorprendido: "la entidad jamás ha querido entrar en polémicas públicas con sus futbolistas, parte importante de la entidad" señala el comunicado.

Además, con respecto al ERTE, de nuevo el escrito afirma que solo Garay rechazó las condiciones laborales que -según el club- había aceptado toda la plantilla y que de hecho "el club decidió obviarlo para evitarle controversias públicas y críticas".

El comunicado:

Ante el comunicado emitido por Ezequiel Garay en relación con una presunta campaña de desprestigio en su contra por parte de personas del club, el Valencia CF desea:

1. Lamentar y mostrar su sorpresa ante dichas manifestaciones y recalcar que la entidad jamás ha querido entrar en polémicas públicas con sus futbolistas, parte importante de la entidad. Muy al contrario, el club le ha mostrado en todo momento su cariño y su respaldo constante.

2. Como el propio jugador indica, su renovación comenzó a tratarse en el mes de julio de 2019, habiendo rechazado desde ese momento varias propuestas que mejoraban su actual contrato como jugador de fútbol profesional con el Valencia CF, decisión totalmente respetable y lícita.

3. Respecto a su inclusión en el ERTE, al igual que el resto de los empleados, el motivo exclusivo por el cual el club se vio obligado a ello fue que el jugador fue el único futbolista que rechazó suscribir el acuerdo global alcanzado con todo el primer equipo y cuerpo técnico para la reducción de sus percepciones a excepción del jugador, con el objetivo común de ayudar de modo solidario a club y empleados en la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus. Dicha circunstancia fue obviada por el club precisamente para evitarle controversias y críticas públicas al respecto.