ALAVÉS | MANU GARCÍA

"En caso de contagios, será difícil terminar la temporada"

Manu García, capitán del Alavés, atendió durante casi 50 minutos a cerca de 15 periodistas vascos en una rueda de prensa telemática.

Manu García y Sivera
Diario AS

El capitán del Alavés, Manu García, ofreció una rueda de prensa telemática para hablar del regreso a los entrenamientos y la competición. El centrocampista vitoriano dijo que "está siendo todo un poco nuevo. Llevábamos mucho tiempo sin trabajar. Al principio lo que nos apetecía era saludarnos. Hasta hoy hemos estado con grupos de diez y, desde mañana, ya de 14 en 14. Luego está el tema del protocolo, la higiene y la seguridad. Yo siempre he sido muy optimista con que íbamos a volver a jugar pero, quizás, con otros plazos. Hemos tenido poca seguridad con lo que iba a pasar y siempre basado en informaciones que cambiaban continuamente".

Sobre lo que se avecina, añadió que "hay algo de incertidumbre, hay una exigencia de conseguir la salvación y va a ser en un muy corto espacio de tiempo. No sabemos cómo vamos a responder, mentalmente queremos experimentar un cambio cuando entrenemos todos juntos. Es como una pretemporada pero no tenemos, por ejemplo, partidos amistosos. Será todo intenso y hay que sumar los puntos para conseguir la salvación. Estamos con las mismas sensaciones que en verano, con calor también pero con la tensión de que esto empieza muy pronto y hay que ver cómo rendimos tras un parón de un par de meses".

Manu también se refirió a la liga alemana, donde el factor campo propio ha perdido algo de fuerza. "Así es. Para nosotros jugar sin público es algo muy triste y nos debilita bastante. Los datos que estamos viendo en allí demuestran esos datos. El aficionado marca la diferencia en nuestro caso y va a ser algo importante. Ojalá dure lo menos posible porque es algo muy triste. Lo que justifica nuestra profesión es el aliento de la gente y ya veremos qué ocurre en la siguiente temporada. Ahora estamos centrados en resolver esta. Ver los partidos de la liga alemana sin público ha sido algo muy triste y, con muñecos, todavía más", señaló.

El confinamiento fue "duro porque no estábamos con los compañeros y, en la primera semana, sólo el hecho de ir a Ibaia fue algo que nos dio mucha alegría. La vuelta a la normalidad es ahora difícil porque nos vamos a encontrar de bruces con tener que jugar muchos partidos importantes y en poco tiempo". Sobre su continuidad el año que viene, observó que "estoy muy contento y orgulloso con la renovación. Espero que podamos celebrar el año que viene el Centenario, pero todos juntos, con nuestra afición, con nuestra gente. Es el año en el que más rápido he podido jugar los 25 partidos y al final he renovado".

"Pienso que todo tiene que terminar aunque no sean en circunstancias normales. La clasificación tiene que hacerse jugando en el campo. También estamos algo preocupados por el tema de las lesiones pero pienso que todos nos tendremos que adaptar. Luego ya, de cara al próximo año, que la gente pueda volver cuanto antes para podernos animar porque son muy importantes en el fútbol", insistió. El capitán comentó que "antes del parón estábamos siendo un equipo sólido, bastante mejor que con la irregularidad de la primera vuelta pero ahora todo es una incógnita y lo mejor que tenemos es la ventaja de siete puntos para conseguir la permanencia".

Manu García ha estado, como capitán, presente en muchas reuniones para afrontar la crisis del Covid-19 y sus consecuencias. "Es normal que muchos compañeros hayan tenido miedo pero ahora ya no lo percibo porque las pruebas han dado bien. Y esto te da seguridad. En caso de ser contagiados, sería un problema muy grande y resultaría complicado terminar la temporada. No tenemos seguridad y es un riesgo que nos está tocando asumir".

García habló de AFE y de las concentraciones. Sobre lo primero aseguró que "el sindicato ha estado cercano y siempre ha tratado de afrontar el problema. Igual a los jugadores nos ha faltado un poco más de conciencia colectiva y los clubes han estado más rápidos y muy pronto empezaron a cerrar acuerdos. AFE tendrá la fuerza que nosotros le queramos dar. Es una reflexión que yo ya he transmitido en las reuniones". Sobre la segunda cuestión, aseveró que "si todo sigue como hasta ahora, no habrá concentraciones. Nosotros no queremos alejarnos de nuestra gente después de haber estado 60 días sin jugar".

Sobre la bajada salarial, reconoció que "es otra situación nueva. Hemos tratado de mantener a la plantilla unida al margen de la valoración económica. En ese sentido, los compañeros han respondido muy bien pero las negociaciones no han sido muy agradables. Se pudo llegar a un acuerdo que era imprescindible para empezar a trabajar".

Volver en el fin de semana del 12 de junio le parece "que una o dos semanas nos vendrían mejor pero si se hace así es porque no han encontrado otra posibilidad. Hay intereses por todas partes. Sí que he echado en falta que la Liga o la Federación haya contado algo más con los jugadores pero hay que entender que es complicado. Hay liga, una final de Copa y competición internacional pero, repito, creo que hay que tener contacto con toda la gente que está metida en este negocio y, en ese sentido, comprendo que el aficionado esté un poco descontento. Esto es pasión y la gente quiere ver a su equipo en los estadios. Pero también hay que entender la situación que estamos viviendo".

El Espanyol será el primer rival en el reencuentro con la competición y Manu cree que "hay que ser fuertes mentalmente. El primer partido va a marcar mucho porque luego habrá varios partidos seguidos en apenas 72 horas y hay que saber gestionar los resultados que vayamos saliendo. Vamos a jugar a un deporte nuevo, con reglas diferentes y tendremos que saber adaptarnos a la nueva situación. La vuelta de Tomás Pina tras su lesión también nos va a venir de maravilla". El capitán del Alavés ha aprovechado este tiempo para "participar en congresos y en reuniones telemáticas porque hemos tenido mucho tiempo y hemos tratado de aprovecharlo".

Para terminar, habló de los futbolistas del Sevilla que han roto el confinamiento este fin de semana. "Todos cometemos errores pero ya se han arrepentido y han pedido perdón. Es un hecho puntual y quedan muy marcados porque son futbolistas pero sólo hay que asomarse a las ventanas para ver que mucha gente ha hecho las cosas mal pero, al no ser públicos, no se les ha tratado igual. Pero hay que ser responsables a nivel individual para que la situación pueda mejorar. Yo estoy informado porque mi hermana trabaja en el hospital de Txagorritxu y ya sabemos cómo ha golpeado el virus a Vitoria y cómo han ido evolucionando las cosas", sentenció.