RAYO VALLECANO

Varios equipos de Primera siguen la pista al central Martín Pascual

Valencia, Barcelona, Granada, Atlético... son algunos de los clubes interesados en el canterano rayista. Pero el perfil del defensa no sólo gusta en Primera, también en el mercado inglés.

Martín Pascual, en el partido de Copa contra el Villarreal.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Son varios los equipos de Primera que no quitan ojo a Martín Pascual (Madrid, 20 años). El central del Rayo Vallecano destacó en la cantera, hizo la pretemporada con el primer equipo y ahí se ha quedado esta 2019-20. Aunque no le acompañó la fortuna en su debut liguero (sufrió dos expulsiones y cometió dos penaltis), se redimió en Copa. Evidenciando su madurez, entre otras múltiples características. Según ha podido saber AS, el Valencia es uno de los clubes que siguen de cerca sus movimientos, hasta el punto de que intentó llevárselo a su filial el pasado verano. Allí, en el Valencia Mestalla, milita a préstamo otra de las perlas de cantera franjirroja, el delantero Sergio Moreno.

No es el único grande que le tiene en agenda. A los encargados de captación del Barcelona también les gusta el perfil del defensa (destaca en la salida de balón y el juego aéreo). De hecho, el club azulgrana ya pescó el pasado verano en Vallecas, firmando al lateral izquierdo Akieme hasta 2021, con opción a dos campañas más. Estos últimos años, los culés han estado pendientes de los talentos rayistas más emergentes. Ya se habló en su día del interés por Fran Beltrán, que terminó en el Celta después de que depositase su cláusula de ocho millones de euros, y más recientemente, varios medios catalanes apuntaron a Fabián Luzzi, de 16 años, como posible objetivo para la zona de ataque.

A Martín Pascual también está en la órbita del Granada e incluso el Atlético de Madrid preguntó por la situación de este central, con una proyección tremenda. Además, sus características no entienden de fronteras y resultan atractivas en el mercado inglés. Hoy por hoy, el jugador sueña con crecer y triunfar en el Rayo, con quien tiene contrato hasta 2022. Eso sí, continúa con el mismo que tenía en el filial dado que no hubo revisión cuando le subieron al primer equipo.