REAL VALLADOLID

Se podría abrir la Caja de Pandora de las lesiones

La lesión muscular de Porro puede mostrar una tendencia peligrosa. El estrés de la vuelta a la competición después de tantos días entrenando en casa puede pasar factura. En la Bundesliga ya ha habido ocho lesionados en seis partidos

Se podría abrir la Caja de Pandora de las lesiones
Real Valladolid

En la mitología griega la Caja de Pandora contenía todos los males del mundo y abrirla los dejaría libres. Con este preámbulo no vamos a hablar del coronavirus, pero sí de lo que la pandemia ha provocado. El parón de dos meses en la competición para los equipos de Primera y Segunda ha obligado a los jugadores a mantener un trabajo en casa que en nada se parece al que hacen habitualmente en la alta competición y eso podría provocar en la vuelta que se abriera una imaginaria Caja de Pandora de las lesiones que se puedan producir por la readaptación al trabajo sobre el césped, a volver a llevar botas de tacos y golpear un balón.

En la liga alemana en apenas seis partidos ya hablan de plaga de lesiones, así que como dice el refrán: 'cuando las barbas de tu  vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar', así lo contamos en AS.

Sin duda los equipos de técnicos y de médicos han preparado ese regreso de la mejor manera posible, pero ya han aparecido los primeros problemas; Pedro Porro tendrá que estar 10 días parado por una lesión grado uno en el recto anterior de su cuádriceps izquierdo y esto ha ocurrido apenas siete días después de regresar a los entrenamientos. Esta campaña el Real Valladolid y su cuerpo médico ha tenido que lidiar con diversas lesiones de distinta duración, siendo Stiven Plaza y Javi Sánchez los que más tiempo han estado en el dique seco, este último se aún no ha logrado debutar con el conjunto blanquivioleta desde que llegó en Liga y sólo jugó un partido oficial en Copa ante el Tenerife.

Todos los jugadores son sin duda importantes, pero algunos han tenido que perderse partidos cuando mejor estaban, por ejemplo Alcaraz o Nacho por diversas lesiones musculares que han ido superando. Otro de los que han sido castigados por los problemas ha sido Sandro, que se rompió en el primer partido de Liga y tras recuperarse recayó en un amistoso ante el Salamanca durante un parón de la competición.

De hecho, ese bíceps femoral se está haciendo ya muy familiar en la terminología de las lesiones en Pucela, ya que Moyano, Nacho, Joaquín y el propio Sandro han tenido problemas de diversa importancia en esa zona.

El regreso al trabajo de los equipos plantea no pocas dudas en cuanto a la seguridad para evitar contagios, pero no hay que olvidar lo que supone el cambio tan grande de actividad. Intentar coger la forma y el ritmo que les permita competir en apenas unas semanas puede provocar un estrés muscular que conlleve lesiones y teniendo en cuenta que los partidos que restan, 11, van a tener que jugarse con espacios de descanso mínimos, la cuestión puede agravarse. El primero en tener problemas ha sido Porro, habrá que cruzar los dedos y confiar en el trabajo de los técnicos y doctores para evitar males mayores y evitar abrir esa mítica Caja de Pandora.