PREMIER LEAGUE

Dos joyas que nunca debutaron con el City abren la Bundesliga

A Sancho se lo llevó el Dortmund por 10 millones de euros, en plena negociación con Guardiola por su renovación. El Schalke tuvo que pagar unos 13 millones por Matondo.

Jadon Sancho sólo es seis meses mayor que Rabbi Matondo, pero nunca coincidieron en el filial del Manchester City. Cuando el primero se fue al Borussia Dortmund, el segundo ocupó su posición subiendo desde el juvenil. Los dos nacieron en el año 2000, los dos son atacantes de banda, los dos han pasado por la cantera 'citizen' y los dos se fueron sin debutar con el primer equipo. A Sancho se lo llevó el Dortmund por 10 millones de euros, en plena negociación con Guardiola por su renovación, mientras que el Schalke tuvo que pagar unos 13 millones por un Matondo que ya era internacional absoluto con la selección de Gales.

Este sábado, además, los dos se enfrentan en el regreso de la Bundesliga. Sus historias han seguido caminos similares, aunque en la actualidad hay mucha diferencia: mientras que Sancho es una estrella consolidada a sus 20 años (los 17 goles y 19 asistencias en 35 partidos de la 2019/20 hablan por sí solos), Matondo todavía busca su explosión definitiva. El pequeño extremo, que a veces ha sido utilizado como delantero, ha marcado un gol en 12 partidos este curso bajo las órdenes de David Wagner.

El Manchester City ofreció a Sancho ser el canterano mejor pagado de la historia del club. En el verano de 2017, el objetivo era subir a Sancho, Brahim y Foden al primer equipo. Sólo lo hicieron los dos últimos. Guardiola lo explicó así hace unos meses: "No quiso aceptar el reto. No quiso la oportunidad de descubrir si estaba listo. Decidió irse y le está yendo bien, así que enhorabuena por lo que está haciendo".

Dos años antes, en septiembre de 2017, el técnico catalán no estaba tan calmado: "Él decidió, o su agente, que no querían firmar el contrato. Y yo le dije que entonces no vendría a la gira de Estados Unidos. Si no firmaba el contrato, no vendría a la gira. Y en las últimas dos o tres semanas ni siquiera vino a entrenar. Hicimos todo lo que pudimos para que Sancho se quedara. Incluso después de que nos diéramos la mano y él nos dijera que no, nosotros volvimos a insistir. Quedamos con su padre y con él, pero nos siguieron diciendo que no. Él quería jugar inmediatamente con el primer equipo".

La salida de Rabbi Matondo no fue tan mediática. Su impacto había sido mucho menor... pero el negocio era evidente: 13 millones por un futbolista captado como juvenil del Cardiff que no iba a jugar con el primer equipo del City. A punto de llegar al mercado de fichajes, el nombre de Sancho está en boca de todos. Entre ellos, el Manchester United, que quiere apostar por los jóvenes para recuperar su nivel de antaño. Su precio llegaría hasta los 100 millones. Es un fichaje para una década, como mínimo.

La gran sorpresa es que, esta misma semana, el diario local 'Manchester Evening News' ha señalado a Matondo como un fichaje de "bajo riesgo" para el Manchester United, al estilo de Daniel James en el pasado verano. Sería una apuesta por el potencial que ven en el galés.

Sancho y Matondo no han sido los únicos que han decidido tomar el viaje desde Inglaterra hasta Alemania. A veces en una cesión, a veces como traspaso. Alemania tiene hueco para todos los que ven su progresión frenada. Futbolistas como Jonjoe Kenny (del Everton al Schalke), Ademola Lookman (del Everton al RB Leipzig), Ethan Ampadu (del Chelsea al RB Leipzig), Javairo Dilrosun (del Manchester City al Hertha Berlin), Ryan Kent (del Liverpool al Friburgo), Kaylen Hinds (del Arsenal al Wolfsburgo) o Reece Oxford (del West Ham al Gladbach y al Augsburgo) son sólo algunos ejemplos de una dinámica cada vez más común en las últimas temporadas.