SELECCIÓN ESPAÑOLA

Cracks del Siglo XXI: Álvarez, un sevillista con 'duende'

Este mediapunta del Sevilla recuerda a Brahim por su manera de conducir el balón. 16 partidos con el filial con sólo 16 años.

Cracks del Siglo XXI: Álvarez, un sevillista con 'duende'

En el fútbol andaluz existe una facilidad especial para fabricar futbolistas con ‘duende’. Malabaristas. En Sanlúcar la Mayor, un municipio situado a unos 18 kilómetros al oeste de Sevilla capital, nacía el 6 de agosto de 2003 (17 años cumplirá en poco más de dos meses) uno de esos talentos: Carlos Álvarez.

Es un mediapunta de sólo 1,65 metros pero con magia en sus botas. Puede jugar en el centro del campo o tirado a cualquiera de las bandas. Es zurdo, aunque no es el clásico zurdo cerrado: utiliza bien la derecha, especialmente en las conducciones y los controles orientados. En ese sentido recuerda mucho al madridista Brahim, siempre con el balón pegado a la bota en las conducciones y apoyándose en las dos piernas para hacer indescifrables sus regates a la hora de desbordar rivales.

Su punto fuerte son las asistencias y el aspecto a mejorar es la determinación a la hora de pisar área y buscar la portería contraria. Es de esos futbolistas que son más felices asistiendo que marcando.

Julen Lopetegui, un especialista a la hora de captar talento joven, ha ido a verle en varias ocasiones esta temporada (y le ha llamado para entrenar con el primer equipo). Es un nombre que tiene marcado para darle la oportunidad en el medio plazo en el primer equipo, porque por sus características se adapta a la perfección al perfil que reclama el técnico. En el Sevilla conocen bien su talento: llegó en categoría Benjamín y el pasado verano, cuando cumplió 16 años, firmó su primer contrato profesional. Monchi posó junto a él, en una demostración clara de la importancia que tiene este futbolista dentro del club. 

Sólo es Juvenil de primer año, pero ha quemado etapas antes que el resto: es ya un fijo en el Sevilla Atlético, el filial que milita en Segunda B. Esta temporada ha disputado 16 encuentros en la categoría de bronce, en los que ha repartido cuatro asistencias. Es una táctica habitual del Sevilla y que les suele funcionar: poner a competir pronto en el filial a los mayores talentos de la cantera.

En la Selección también ha sido importante: disputó un encuentro con la Sub-15, nueve con la Sub-16 y otros nueve con la Sub-17. Este año hubiera sido una de las grandes estrellas de La Rojita en la Eurocopa Sub-17, pero el coronavirus ha hecho que se suspenda (no se jugará). No será un problema para Carlos, al que habrá tiempo de ver y disfrutar en categorías superiores…