AFE

Una 'Junta Paralela' de AFE estaba cerrada desde agosto de 2019

Según el documento firmado por los críticos con Aganzo, y al que ha tenido acceso AS, Xavi Oliva sería presidente si prosperaba la moción. Ese plan cambió. Y ahora con Morientes...

Una 'Junta Paralela' de AFE estaba cerrada desde agosto de 2019

Los planes para derrocar a David Aganzo de AFE están tan avanzados, que desde hace diez meses )agosto de 2019) ya había firmado un acuerdo privado de candidatura a la Junta de Gobierno entre los opositores. Este pacto al que ha tenido acceso AS, visto por algunos como un golpe fallido, está firmado por todas las partes y se ha ido modificando con el tiempo y seguirá mutando (e incluso invalidándose) tras la aparición de Morientes con sus llamadas entre los sindicalistas desde primera hora de ese jueves. Incluía a la figura del arrepentido trabajador Antonio Saiz, que ha cambiado de bando hasta en cuatro ocasiones en pocos meses, por diversos motivos y presiones, generando desconfianza entre todos. Cuando se constituyó y ceró este documento, él estaba lejos de Aganzo.

En ese pacto “para promover las elecciones” aparecía incluso el reparto de cargos dentro de la organización. Xavi Oliva, como ya publicó AS en su momento, aparece como presidente. Queco Piña sería el vicepresidente, aunque desde entonces hasta aquí se ha sondeado incluso la posibilidad de que él mismo fuera el mandamás. Jesule, vicepresidente de AFE con Aganzo, sería el secretario general. Como vocales aparecen, además de Antonio Saiz, Antonio Cañadas, Dani Mallo, Laura del Río, María Ruiz, Armindo Rubín, Jesús Cabrero, Fernando Cabero, Jorge Luque y Ubay Blanco. Algunos de los futbolistas más activos en las Asambleas, off the record, ven aquí la sombra de Rubiales, algo que varios de ellos (los que contestan a las llamadas) niegan: Jesule, Armando, Saiz, Armindo y Piña son, siempre según estas versiones, amigos íntimos del presidente de la RFEF, varios compartieron vestuario con él y entraron en AFE de su mano. Laura del Río fue fichada por él para el sindicato y ahora está en la RFEF. Xavi Oliva, por su parte, es de los pocos sin estos vínculos antes de entrar en la asociación.

Todos los firmantes se comprometieron en su día a ocho reglas en ese documento privado. Unas hablan de “cooperar conjuntamente, cumplir las reglas para ostentar el cargo y la posibilidad de ser excluidos por irregularidades sin compensación”. Otras hablan directamente de las aportaciones económicas: “(…) Contribuir con gastos del proceso electoral, aportar antes del 5 de agosto 500 euros cada uno (a un número de cuenta claramente especificado), aceptar otras aportaciones de algunos de los 13 integrantes, y permitir que Xavi Oliva, Queco Piña, Jesule, Antonio Saiz y Armindo Cección aportaran 1.000 euros”. Queda claro que el texto sólo se podría modificar por el acuerdo de las partes y todos se comprometieron a que el documento fuera confidencial y a no ser divulgado salvo por orden judicial. “Los efectos del acuerdo es hasta las elecciones (de momento hasta 2021)”.

La idea de esta Junta Paralela, según las fuentes consultadas, es mantener para el futuro el bloque “que ha plantado cara a Aganzo” y suplir las bajas que se han producido por diversos motivos (como la de Laura del Río) o se produzcan con todo aquel que quiera sumar y no dividir. Morientes incluido.