EIBAR

Bigas: "La cabeza y el estado físico serán claves para competir"

El defensa del Eibar afirma que reanudar la temporada tras dos meses de parón será como "empezar una liga de cero". El balear corrió en el parking durante el confinamiento.

Bigas, en un partido del Eibar.
Ion Alcoba Beitia GTRES

Pedro Bigas, futbolista del Eibar, destacó que "la cabeza y el estado físico serán claves para competir" si se reanuda una liga que lleva parada desde mediados de marzo por el coronavirus. El defensa hizo estas declaraciones a los medios oficiales del club guipuzcoano de Primera División tras entrenarse el jueves en Atxabalpe, en Mondragón, donde los azulgranas se ejercitan de forma individual, y a puerta cerrada, para evitar contagios.

Los jugadores del equipo eibarrés completaron su quinto día de trabajo físico al aire libre en la fase 2 del protocolo sanitario de la desescalada del fútbol profesional, que comenzó con las pruebas para detectar el COVID-19 (fase 1) a las que se sometieron futbolistas, técnicos y personal del club necesario para que las sesiones de entrenamiento sean seguras desde el punto de vista sanitario.

El trabajo en la fase 2 se limita a ejercicios individuales para que los deportistas vayan recuperando la forma física perdida tras pararse la competición hace dos meses y sin que haya contacto con los compañeros de la plantilla, ya que hay que mantener una distancia de seguridad. Es un retorno a la 'semi-normalidad', porque desde marzo los futbolistas, confinados en su casa, se limitaban a hacer ejercicios en casa bajo la supervisión de los técnicos. El sábado pasado, por fin, pudieron saltar a la hierba para entrenarse.

"Es totalmente diferente a lo que veníamos haciendo, ahora son trabajos individuales, específicos para cada uno. Estamos adaptándonos. Sabemos que tenemos que hacerlos, hay que entrenar. Estamos preparándonos para ver si vuelve la competición e intentar hacerlo lo mejor posible. Estábamos con ganas de volver a tocar el balón y tener buenas sensaciones", explicó.

El defensa central balear ha estado encerrado en su domicilio con su familia durante el confinamiento. "Intentamos llevarlo de la mejor forma posible. En casa tenemos una cría pequeña y hay momentos que no es tan fácil. Pero lo hemos llevado bien mi mujer y yo, y la 'peque', que se ha portado bien. En los entrenamientos en el hogar he aprovechado todo el material deportivo que tenemos en casa, el que nos ha mandado el club, y corriendo en el 'parking'. He hecho todo el ejercicio que permitía mi casa. Ahora, en Atxabalpe podemos hacer más ejercicios y entrenar mejor", valoró.

Como es lógico, todos los futbolistas están deseando pasar a la fase 3 (entrenamiento en grupo), ya se podrán hacer trabajos grupales de hasta 8 personas, con lo que las sesiones de trabajo ya serán más amenas. "Se hace raro entrenar solo. Todos los futbolistas estamos deseando pasar el balón a los compañeros y hacer otro tipo de cosas. En estos primeros días estamos haciendo un trabajo físico, que es fundamental hacerlo", admitió.

Todos los integrantes del plantel azulgrana siguen estrictas medidas de seguridad para evitar contagiarse, siguiendo las directrices del protocolo sanitario establecido para el balompié profesional. "Aquí se están tomando todo tipo de precauciones para que no nos pase nada. Estamos entrenando seguros. Nos van dando todo tipo de instrucciones de cómo tenemos que hacer las cosas", manifestó.

Recuperado de la lesión que sufrió en el Eibar-Real Sociedad

Bigas se lesionó en el último duelo que han jugado los azulgranas, el Eibar-Real Sociedad (1-2) en Ipurua del 10 de marzo, que ha pasado a la historia como el primer partido disputado a puerta cerrada en España por el coronavirus.

Pedro Bigas se tuvo que retirar ante la Real y fue sustituido en el minuto 81 por Esteban Burgos, quien comenzó el encuentro desde el banquillo. Bigas sufrió un percance muscular en la parte posterior del muslo izquierdo al estirar la pierna izquierda (la 'buena' porque es zurdo) para quitarle un balón a Portu, el atacante realista. Se ha recuperado durante los dos meses posteriores y eso ha sido una de las pocas cosas positivas que ha provocado el parón de la competición por la epidemia.

"He tenido la suerte de que he podido recuperarme y ahora estoy entrenando como uno más. No tengo molestias. Me encuentro en perfectas condiciones, y estoy en disposición para el entrenador", afirmó.

En caso de reanudarse la liga, a la que le faltan 11 jornadas en Primera por disputarse, y teniendo en cuenta que se deberían afrontar con partidos cada 72 horas, tanto el aspecto físico como el psicológico serían fundamentales. Lo anterior (salvo los puntos), valdrá de poco, ya que el final de campaña será una experiencia nueva para todos, algo que nadie ha experimentado antes.

"En los partidos va a pesar el aspecto físico y el psicológico. Es como si empezásemos una liga desde cero, con situaciones nuevas, con partidos que no tendrán nada que ver con lo que hemos vivido hasta ahora. Influirá el calor y el jugar tantos partidos seguidos y juntos, con poco descanso. Al final, tanto la cabeza como el estado físico serán fundamentales, y los equipos que lo sepan llevar mejor serán los que sacarán más puntos y más rendimiento", resaltó.

"Veo al equipo con confianza, aunque todavía no es momento de sacar conclusiones, porque sólo estamos haciendo entrenamientos individuales. El Eibar se caracteriza por ser un equipo duro y físico, que no da nada por perdido en ningún tramo del partido. Si estamos bien y mentalizados, sacaremos buenos resultados", subrayó.

Los encuentros se disputarán a puerta cerrada, sin aficionados. "Ese es un factor importante. Para un equipo que actúa como local en casa, ante su afición, es como jugar con uno más. No lo tendremos nosotros ni ningún equipo, porque ahora no se puede. Nosotros ya hemos jugado a puerta cerrada contra la Real y preferimos hacerlo con público. Hay que darlo todo y sentir el calor de los aficionados que desde sus casas nos estará animando", señaló.

Ha ido de menos a más hasta convertirse en titular

Pedro Bigas Rigo (Palma de Mallorca, 1990) ha ido de menos a más en el Eibar, donde cumple su segunda temporada. Llegó cedido (con opción de compra) por la UD Las Palmas en la campaña 2018-2019, en la que intervino en 10 encuentros de liga y 2 de Copa del Rey.

En el presente ejercicio (2019-2020), el entrenador de los eibarreses, José Luis Mendilibar, ha contado más con el defensa central balear. Sobre todo tras las diversas lesiones de Iván Ramis, el capitán azulgrana. Se estrenó en la jornada 8, aunque comenzó a jugar con regularidad a partir del Eibar-Real Madrid (0-4), que fue su primer encuentro completo de la actual temporada. Ha intervenido en 13 de los 15 últimos duelos ligueros. En total, Ha disputado 14 partidos de liga y uno más de copa. Con la camiseta azulgrana ha marcado un gol, al Mallorca (su ex-equipo y en cuya cantera se formó), en el duelo Eibar-Mallorca (1-2) que tuvo lugar en Ipurua el 7 de marzo.

Con 29 años -cumplirá 30 años el viernes 15 de mayo-, se mostró satisfecho por su rendimiento, ya que ha ido asentándose en el césped con el Eibar de Mendilibar. "Al principio de liga no tuve continuidad. Luego, poco a poco, sin dejar de trabajar, tuve mi oportunidad y la aproveché. Ahora hay que empezar de cero. Espero que el técnico siga contando conmigo, pero somos 24 futbolistas en la plantilla y todos queremos jugar. El entrenador tomará las decisiones que sean lo mejor para el equipo", aseguró.

Habrá oportunidades para todos, porque va a haber muchos encuentros en poco tiempo en un final de liga que será estresante. "Ahora es fundamental la ayuda de todos los jugadores. Hay que estar unidos. Sabemos que va a contar con nosotros en cualquier partido. Todos tendremos nuestra oportunidad, porque van a ser muchos partidos y hay que estar al cien por cien", concluyó Pedro Bigas.