REAL MADRID

'¿Qué fue de...?' 'Macca', un inglés para la Octava y la Novena

Steve McManaman fue uno de los fichajes más hábiles de Lorenzo Sanz. Tras dos Champions y la movida noche del Txistu, dejó el Madrid. Amante de Mallorca, se pasó a la televisión...

Los madridistas recuerdan a Steve McManaman (Liverpool, 48 años) por su eterna sonrisa, por su pelo de color zanahoria y, sobre todo, por dos goles emblemáticos que en su momento ayudaron al Madrid a agrandar su prestigio en Europa. El 2-0 al Valencia en la final de París que dio pie a la Octava con brillantez, con una semivolea-tijera hacia adelante que sorprendió a Cañizares, y el golazo de vaselina que firmó en el Camp Nou ante el Barça en las semifinales de la Champions de 2002, antesala de la Novena en Glasgow.

Macca, cómo le apodaban sus compañeros desde sus tiempos triunfales en el Liverpool, era un centrocampista que se salía del perfil inglés. No era corpulento ni gustaba de jugar pelotazos largos. Tenía buen trato del balón, era muy inteligente tácticamente y si tenía que jugar para el equipo era de los más solidarios. Por eso pudo estar en el Madrid que ganó la Champions tras revolucionar Lorenzo Sanz el llamado Madrid de los Ferraris, construyendo un equipo con menos egos, y por eso pudo cabalgar junto a los Galácticos (Figo, Zidane, Ronaldo, Raúl, Roberto Carlos, Casillas…) para levantar la Novena en 2002 con valioso protagonismo suyo en la final de Glasgow (suplió a Figo a falta de media hora y ayudó con su trabajo de presión a conservar el 2-1 que otorgó el título finalmente). De hecho, McManaman presumió en ese momento por ser el primer jugador inglés de la historia que levantaba la Champions jugando fuera de las Islas. Y llegó a estar en un podio de mejores jugadores británicos jugando fuera de allí, por detrás de Kevin Keegan y el galés John Charles.

McMamanan, con la Novena.

McManaman dejó el Liverpool en 1999 gratis, en una operación de Lorenzo Sanz muy elogiada al lograr convencerle para que no renovase contrato con los 'reds' y así poder llegar al Bernabéu sin pagar traspaso alguno. Y eso que el Barcelona, tentado por el Liverpool, llegó a ofrecer 3.000 millones de las antiguas pesetas para arrebatárselo al Madrid, pero Van Gaal lo descartó por acusarle de tener poco físico y poco gol. En su amado Liverpool ganó una Copa y una Copa de la Liga, pero eso se le quedaba pequeño. En el Madrid explotó como jugador y su currículo navego a la misma velocidad: dos Champions, una Copa Intercontinental, una Supercopa de Europa y dos Ligas de España. Tuvo que irse en 2003 a raíz de la noche movida del Txistu, en la celebración por el 29º título liguero. De hecho, Steve y Ronaldo Nazario fueron los únicos ausentes en los actos oficiales del día siguiente en La Almudena, Ayuntamiento y sede de la Comunidad.

Saltó al mundo de la televisión...

Del Madrid, donde jugó152 partidos (con 16 goles y 31 asistencias), se fue al Manchester City, pero sólo aguantó dos cursos allí y decidió colgar las botas por falta de alicientes (sólo tenía 33 años). Renunció a los banquillos y se incursionó en el mundo de la comunicación aprovechando su desparpajo en el coloquio y en su experiencia futbolística. Fue comentarista de Setanta Sports, ESPN y BT Sports, canal temático deportivo de pago en el que trabaja actualmente. Eso le ha permitido venir a menudo a su añorado Bernabéu para comentar partidos de Champions.

A Macca se le considera 'medio español'. Se casó con su mujer Victoria Edwards en la catedral de Palma de Mallorca y desde hace 14 años tienen una magnífica vivienda en Son Vida, una espléndida barriada de la capital balear. Allí han pasado todos los veranos con sus tres hijos y por eso en la isla el matrimonio es muy conocido y está muy integrado. Cuando se lo permiten sus actividades con BT Sports, se pasan etapas largas en la isla que vio nacer a Rafa Nadal, con el que tiene buena relación. Macca es un inglés atípico que, a diferencia de otros compatriotas, puede presumir de haber triunfado en el futbol español y haber dejado su huella. Dos Champions (Octava y Novena) pueden dar fe de ello…