REAL VALLADOLID

El coronavirus frena el auge internacional de la cantera del Real Valladolid

Slavy era habitual con la sub-18 y Aceves y Maroto tenían opciones de ir con la sub-17. Varios fichajes han visto su adaptación detenida.

Valladolid
El coronavirus frena el auge internacional de la cantera del Real Valladolid
JUAN DÍEZ/BLANQUIVIOLETAS

La cantera del Real Valladolid no es ajena a la afectación global por la pandemia mundial. El tener que dejar de jugar ha frenado la evolución de los talentos blanquivioletas, varios de los cuales tenían opciones de entrar en citaciones con las categorías inferiores de la selección española. Después de varios años de convocatorias puntuales, la temporada interrumpida ha evitado que se pudiera ver a más de un canterano con 'La Rojita'.

La rutilante irrupción de Slavy, habitual con la sub-18, con la que vio puerta y fue campeón en la Copa del Atlántico, ha sido la principal noticia del curso. En febrero fue su último partido a las órdenes de Pablo Amo, contra Dinamarca, como parte de una generación que no tenía este verano ninguna cita oficial, pero probablemente sí más amistosos con los que seguir cogiendo tablas de cara al Campeonato de Europa sub-19 (siempre que España se clasifique).

A estas alturas deberían haberse disputado ya Ronda Élite del Europeo sub-17, en cuya prelista estaban otros dos juveniles blanquivioletas, Aceves y Maroto. El guardameta aprovechó la lesión de Miguel García, acompañante de Maxi San José en la portería, para empezar a entrar en los planes del División de Honor aun siendo de primer año. Además, ha dispuesto ya de minutos, favorecido por el tiempo que Maxi estuvo en el filial durante la lesión de Caro, y su rendimiento fue tal que destapó el interés de David Gordo.

Por su parte, Maroto venía siendo titular indiscutible desde el principio de la temporada, que arrancó con apenas 15 años, pero con una madurez impropia de su edad. El mediocentro sorprendió desde el principio y estaba siendo uno de los jugadores más regulares del equipo de Ricardo López, pero también uno de los primeros integrantes de la generación de 2003 en tener continuidad en la categoría; además, a un nivel muy alto, quizás el que más en el Grupo V de División de Honor.

Más difícil que ellos tenía la posibilidad de ser internacional Miguel de la Fuente, sin estar esta descartada, toda vez que entró en alguna prelista de la selección sub-21. Seguramente, para haber encontrado un hueco, habría necesitado de un final de temporada igual o mejor que el resto del curso y acercarse o superar la veintena de goles (llevaba 14), toda vez que Luis de la Fuente no suele poblar sus convocatorias de delanteros puros y por delante de él estaban jugadores como Abel Ruiz (Sporting Braga), Andrés Martín (Rayo Vallecano) y Dani Gómez (Tenerife).

Fichajes 'interruptus'

Otros futbolistas se han visto afectados en otro aspecto: en la adaptación a Valladolid y al club después de llegar recientemente a Los Anexos. Los casos más rutilantes son los de Lucas Freitas y Gustavo Medina, apuestas de Ronaldo por el mercado brasileño, aunque no son los únicos, puesto que en el Juvenil B hay otro futbolista, Iker Rodríguez, en las mismas condiciones.

Lucas Freitas comenzó a trabajar a las órdenes de Javi Baraja con el Promesas, algo que cabe esperar que vuelva a hacer una vez el filial reanude los entrenamientos. Hasta el parón llegó a disponer de minutos, aunque en el juvenil, acompañando al ghanés Amoah en el centro de la zaga. Mientras tanto, Gustavo Medina, que fue inscrito con el Juvenil B, no pudo llegar a debutar. Con ese mismo equipo comenzó a jugar Iker Rodríguez, mediocentro catalán llegado del Espanyol al que todavía le queda un año por delante en categoría juvenil, al contrario que los dos anteriores, y que se espera que continúe en la Residencia tras el cambio de modelo de explotación.