REAL MADRID CASTILLA

Raúl: final telemático

El técnico reunió a sus ayudantes y la plantilla del Castilla para hacer balance de temporada y agradecer el esfuerzo. El equipo cierra el año como 7º del Grupo I.

El Castilla despidió la temporada telemáticamente.
Real Madrid

Punto y final a la temporada del Real Madrid Castilla y a la primera aventura de Raúl González Blanco al mando de un equipo de alto nivel. En el día de hoy, el técnico se ha reunido telemáticamente con sus futbolistas y cuerpo técnico para agradecer el esfuerzo de los meses previos y hacer balance del curso. Todos ellos coincidieron en lamentar que la temporada haya llegado a su fin por las circunstancias y no haber podido disputar las jornadas finales.

No obstante, las sensaciones del Castilla han sido positivas. El filial blanco ha cerrado la temporada en la séptima posición del Grupo I de Segunda B, a solo cinco puntos de la Peña Deportiva, que disputará el Playoff de ascenso. Al equipo de Raúl, eso sí, se le ha recriminado la falta de regularidad. Capaz de lo mejor y de lo peor, cerró sus dos últimos partidos con un marcador de 4-0. Ante el Coruxo se tradujo en victoria; frente al Pontevedra, en derrota sonrojante.

Raúl ha ganado tablas en su debut con el Castilla, en un año en el que ha tocado todos los frentes posibles. Por ejemplo, el vaivén inicial de Rodrygo entre filial y primer equipo o las graves lesiones. Tampoco le pudo ayudar mucho Reinier, que llegó poco antes de que se hiciera oficial la suspensión. Aun así, el entrenador ha sido constante e incluso con todas las voces apuntando a que no se reanudaría la temporada regular, insistió a los canteranos a teletrabajar para estar en condiciones óptimas.

Un Castilla irregular

Incluso llegó a rozar puestos de descenso, pero lo cierto es que el Castilla iba hacia arriba. Así lo marca la clasificación y las tres victorias y un empate en los últimos cinco encuentros. No fue un camino fácil: Gelabert sufrió de problemas físicos; Rodrigo Rodrigues se rompió el menisco; Pedro, el cruzado... Pablo Alfaro lo definió como un equipo al que "puede salirle todo fantástico un día y otro ser muy menor". Una radiografía que bien podría explicar lo que ha sido el primer Castilla de Raúl, al que se le quedó la miel en los labios. Conclusiones positivas.