BETIS

Borja Iglesias: "Salir del Celta fue la mejor decisión de mi carrera"

El delantero del Betis habló de cómo ha llevado la plantilla el confinamiento: "Tengo compañeros que han entrenado en cinco metros y medio de pasillo".

Borja Iglesias, en un partido con el Betis.
Aitor Alcalde Colomer Getty Images

Borja Iglesias, delantero del Betis, aseguró este martes que salir del Celta de Vigo "fue la mejor decisión" que pudo tomar en su carrera, aunque en su momento se marchó "muy enfadado" del equipo vigués. "Salir del Celta fue la mejor decisión de mi carrera. Ha marcado el resto de mi carrera. En ese momento estaba muy enfadado por la situación y ahora, muy agradecido porque mi vida ha cambiado", declaró en una jornada telemática de la Federación Gallega de Fútbol en la que también participaron el portero Diego López y las jugadoras Vero Boquete y Tere Abelleira.

El atacante bético indicó que la vuelta del fútbol tras el parón por la COVID-19 "puede ser una pequeña terapia" para la sociedad. "Con lo que conlleva el fútbol y cómo lo vivimos en este país, creo que puede ayudar después de esta etapa que ha sido dura y con mucha gente enferma", señaló. Borja Iglesias indicó que "el país tampoco puede estar mucho más tiempo parado" y consideró que el regreso del fútbol puede contribuir a ese "movimiento" que, a su juicio, se necesita. "Creo que hay que hacerlo (volver) porque lo necesita mucha gente. Creo que puede ser un punto de inflexión para que la gente pierda un poco de miedo e intente reactivar su vida, sus trabajos, pero con seguridad para todos porque no estamos hablando de una broma", subrayó.

El delantero consideró que la vuelta a la competición va a ser "dura" porque a los jugadores les está costando retomar el trabajo tras dos meses parados. "Tengo compañeros que han entrenado en cinco metros y medio de pasillo. Yo tengo jardín en casa y aun así lo estoy notando. Han sido días muy duros y de trabajo muy exigente", comentó. Además, indicó que el parón por la COVID-19 le ha "servido" para reflexionar y darse cuenta de que se "estaba agobiando de más" por no haber hecho goles.