RECORD GUINNESS

Ni Roberto Carlos ni Cristiano, el mejor cañón del mundo es español

Javier Galán ostenta el Récord Guinness de disparo más potente con un golpeo a 129 kilómetros por hora. Lo tiene desde hace 18 años. Su tope llegó a más de 140 km/h.

Ni Roberto Carlos ni Cristiano, el mejor cañón del mundo es español

Marc Márquez, Fernando Alonso, Mireia Belmonte, Cesc Fábregas y... Javier Galán. Todos los nombres figuran entre los records del deporte español aunque el último no les suene tanto. Javier, 41 años, técnico de formación en una energética, comparte un hueco en el Libro Guinness de los récords con estos ilustres deportistas nacionales al ser la persona que tiene el disparo más potente del mundo.

Ex del Fuencarral, con el que llegó a jugar en Tercera División, Javier se apuntó hace ya 18 años a un concurso de Marca y reventó el velocímetro, batiendo hasta a Roberto Carlos. "Él tiraba a 121 km/h y Lima, del Levante a 122 km/h. Yo probé y gané con 138 km/h", asegura a este periódico.

Una vez se hizo con el título nacional, fue a por el récord mundial, que se emitió en Antena 3. Ahí consiguió la plusmarca que desde 2001 sale impresa en el tan famoso libro. Su disparo llegó hasta los 129 kilómetros por hora, más del límite de velocidad máximo que se puede alcanzar en carretera con un coche en España. "La distancia es la de un penalti normal. Te miden la salida desde tu pie. La cámara enfoca la salida del balón. Para el Guinness, solo te dejan tres tiros sin calentar porque iba el notario. Ibas y tirabas y me salió a 129 km/h", recuerda.

La productora que organizó su récord organizó el mismo reto por el mundo pero nadie se atrevía contra Javier. Solo en Italia, donde hasta hicieron 'scouting' para encontrar quien le batiera. "En Italia, querían si o si que se superara. En todo el Sur de Italia nadie se acercó y tuvieron que coger a un chaval del Brescia, húngaro, y llegó a 118. Yo tiré a 128 km/h" y Ciro Ferrara, mito del fútbol transalpino, puede atestiguarlo. Antes, en una prueba, rompió cuatro ventanas del estudio. "El director me dijo 'no le pegues más'", recuerda entre risas.

Aunque desconocía el dato de velocidad exacto, Galán si sabía que tenía un cañón y lo usaba en los campos de Madrid. "Normal no era, yo se la que la pegaba fuerte. En juvenil, con un Mikasa en campo de tierra sacaba de puerta y llegaba al otro área. Con 17 años, en Preferente, me acuerdo de días de lluvia y viento y los de 30 y veintimuchos me decían "Saca tu, Javi. Pégale duro, que no la sacamos", cuenta recordando un fútbol de tierra que ya apenas existe.

El secreto del misil

A Galán le preguntamos cuál es el secreto de su golpeo y su descripción recuerda a la 'folha seca' de Cristiano Ronaldo, aunque más rápida. "Cristiano tira a unos 117 km/h", afirma. Él, en su mejor momento, le sacó más de 20 km/h de diferencia al 7 portugués.

"Mi golpeo es normal. No cojo carrerilla de lado, lo hago todo recto. Como yo venía del fútbol sala, le pego con el empeine pero más interior. Es un golpe muy seco. No hace parábola, el balón va recto. No hace curva. Es un golpeo seco", asegura a este periódico el cañonero más potente del mundo.

¿Dónde está el límite? 

El único que figura en el Libro y ha podido superarle es un robot diseñado por Castrol que disparó hasta 210 km/h. Según varios sitios de internet que reproducen unos ránking similares, los disparos más potentes realizados en partidos, sin medición de radares, han llegado casi a igualar a la máquina de Castrol incluso superando los 200 km/h en el caso de Ronny Heberson, un brasileño que disparó un obús en una falta directa con el Sporting de Portugal. 

Según explicó Adriano Leite, uno de los grandes 'bomber' de la década de los 2000, su gol al Real Madrid en el Trofeo Bernabéu llegó a los 170 km/h. Para Galán, estos datos parecen bastante improbables. "¿170 km/h? Yo creo que se ha columpiado. No llegan a 170 ni de broma", asegura. Si es así, que lo midan y superen de Galán, orgulloso 'recordman' desde hace casi dos décadas.