UN MERCADO MARCADO POR EL CORONAVIRUS

El baile de nueves en tiempos de pandemia

Varios delanteros del fútbol internacional aguardaban el mercado de verano para abordar su futuro. Estaban abocados. Ahora las condiciones han cambiado mucho.

El gol es cada verano el elemento más buscado en la ventana de fichajes. Tenerlo, mantenerlo o conseguirlo es la piedra angular del trabajo de muchos directores deportivos. La temporada había puesto ya sobre la mesa varios nombres que iban a ser protagonistas del mercado con toda seguridad. Estaban abocados a un cambio de aires. Ahora, los efectos de la pandemia condicionarán mucho esos movimientos, incluso puede impedir que varios se lleven a cabo o que haya que adaptar las negociaciones a la nueva situación, cuando quiera que el mercado se abra. Pasamos a analizar algunas de esas situaciones pormenorizadamente:

Cavani acaba contrato (PSG)

El uruguayo, de 33 años, estuvo a punto de salir del PSG durante el pasado mercado de enero. El Atlético fue el equipo del que más cerca estuvo, pero no tenía margen de maniobra y no pudo sacarlo de París. El compromiso con el PSG expira y parecía con los dos pies fuera. Desde Sudamérica le ha llegado interés de Argentina y Brasil, para el Atlético sigue siendo una posibilidad, aunque también se empieza a hablar en Francia de una renovación con el club francés. Sin coronavirus, su camino se alejaba del PSG, con la pandemia no se descarta nada, ya que no será tan fácil para los parisinos encontrar un sustituto. Lo mejor del charrúa es su siempre estrecha relación con el gol y, en contra, su cada vez más alta tendencia a las lesiones. Su valor de mercado es todavía de 20 millones.

Icardi está envuelto en un tira y afloja (PSG)

El atacante está cedido en el PSG, pero pertenece al Inter. El club francés tiene hasta el 31 de mayo para abonar los 70 millones de la cláusula de compra que tiene sobre el delantero. Su experiencia bajo las órdenes de Tuchel ha sido bastante positiva y todavía no se han enfriado los choques que Icardi llegó a tener con el Inter durante sus últimos meses allí. Todo estaba previsto para que el traspaso definitivo se llevara a cabo ahora, pero aparecieron la pandemia y sus efectos. El PSG preferiría adecuar el precio al momento que se vive. A todo esto, Icardi parece en París, dando siempre indicativos de que le gustaría continuar allí, pero el coronavirus puede hacerle cambiar de planes. El Arsenal también se ha metido en la carrera.

Higuaín, un año de contrato y pocas perspectivas de seguir (Juventus)

El argentino es otro veterano que podría cambiar de aires. Termina contrato en 2021 y la Juventus estaba pidiendo unos 18 millones para dejarle partir antes de la fecha de finalización de su vínculo. El pasado verano ya parecía fuera de la Juventus, después de una no muy fructífera cesión en Inglaterra, pero es un hombre de Sarri y la llegada al banquillo del napolitano, más su actitud en la pretemporada le valió un sitio en la Vecchia Signora. Esos 18 millones no parecen que vayan a ser pagados por ningún equipo. En este momento, Higuaín es, junto a Rabiot, el único internacional bianconero que no ha retornado. Pero se le espera para apurar sus últimos meses como juventino. La opción que más suena en este momento es alcanzar algún tipo de acuerdo con River, como en su día la Juve hiciera con Boca por Tévez y que terminó con Bentancur en Turín.

Diego Costa y su eterno regreso (Atlético)

El delantero hispano-brasileño termina su vínculo con el Atlético en 2021. Otro veterano, más que por sus 31 años, por la mala suerte con las lesiones que le persigue y que han mermado mucho su rendimiento en los últimos tiempos. De Brasil y de China llegaron sus opciones más plausibles de salir del Atlético, pero satisfacer su salario no está a la altura del mercado de su país natal aún y China no era un destino apetecible. Las esperanzas eran que recobrara algo su brillo en este final de temporada que tuviera un doble efecto. Hacerlo más atractivo para el mercado y devolver con rendimiento la costosísima nueva apuesta que el Atlético realizó por él para traerlo de vuelta. Su futuro iba a depender del mercado que se le presentara en junio, con un final de temporada más estable. El Atlético manejaba opciones, entre ellas la de Werner, que gusta mucho.

Iba a ser el verano de Timo Werner (Leipzig)

A sus 24 años, el delantero del Leipzig, era una de las piezas más apetecibles del mercado. No hace mucho, incluso, ha dejado claro que de salir del equipo de la Red Bull, su preferencia pasa por probarse en una liga de otro país. Todo eso después de haber coqueteado en el pasado con el Bayern. Su cláusula es de 60 millones, pero en mitad de la pandemia no es tan fácil pagar ese montante. La nómina de interesados es enorme, teniendo en cuenta además de que su operación estaba conectada con otras. Así, el Inter había puesto sus ojos en él por si partía Lautaro. En el Atlético del Cholo encajaría como un guante, pero si Costa saliera. El Liverpool, el Barcelona, el Nápoles y el Arsenal, este por si tuviera que afrontar la salida de Lacazette, estaban también atentos.

Aubameyang contemporizaba (Arsenal)

El delantero gabonés termina contrato en 2021 y venía dando largas para aceptar una renovación con el Arsenal. De hecho, el club londinense tasaba ya al delantero africano en una cantidad que superaba por poco los 30 millones, en vista de hacer caja antes de que entrara en su último año de contrato. Su valor de mercado, ya superada le treintena, se estima en más de 50 millones, así que el precio fijado por el Arsenal no era una locura antes del virus. Además, sobre el campo, sigue siendo decisivo. Esta temporada había marcado 20 goles en 32 partidos antes del receso.

Milik deshoja la margarita en Nápoles (Nápoles)

El objetivo del Nápoles era hacer caja con el polaco, que acaba contrato en 2021. Milán Juventus y Atlético estaban atentos. Ahora con la pandemia su escenario ha cambiado. Los rectores partenopeos creen que venderle en esta ventana sería hacerlo muy debajo de su precio. Así, se han entablado conversaciones para una renovación. El Nápoles querría, entonces, fijar una cláusula sobre 100 millones para tener la sartén por el mango. El jugador no querría firmar una suma tan elevada que le condicionara tanto.

Con Jovic aún no se ha perdido la esperanza (Real Madrid)

El Milán ha sido el último club en tocarle. En el Madrid aún se le tiene esperanza de que en algún momento vuelva a ser el del Eintratch. Esta lesión es un nuevo obstáculo más, aunque desde el seno del club se insiste en que todavía se encuentra en un proceso de adaptación y no se ha perdido la fe.