LEVANTE

"Estamos finalizando una evaluación psicológica de la plantilla"

El psicólogo del Levante, Juan Miguel Bernat, explicó la forma de proceder por el confinamiento y la gestión del miedo en la vuelta al trabajo.

Juan Miguel Bernat, psicólogo del Levante, atiende las preguntas de los medios.
LEVANTE UD

El aspecto psicólogico se ha cuidado al detalle en el Levante durante el confinamiento. Para ello, se está llevando a cabo una evaluación psicológica para saber en qué condiciones llega el equipo tras más de 50 días parón. Afrontando una situación nueva, los jugadores de la plantilla se han apoyado en la figura de Juan Miguel Bernat, el coach del conjunto de Orriols, para tratar de abordar la situación sin perder los hábitos y rutinas y aprendiendo a gestionar las emociones que afloran en estos días de incertidumbre, como el miedo en la vuelta al trabajo. "Como todas las emociones, es una emoción adaptativa y está ahí para ayudarnos de alguna forma, siempre y cuando su intensidad no nos sobrepase", explica a las preguntas enviadas por los medios.

¿El confinamiento puede haber afectado de alguna manera a los jugadores?

El mantenimiento de los hábitos y las rutinas la verdad que lo habíamos idenfiticado desde el principio como un factor muy importante. ¿Por qué? Porque te ayuda a estructurar tu día y a darle un orden. Por lo tanto nos iba a ayudar tanto en el confinamiento como luego para facilitar la incorporación a esta 'nueva realidad', la vuelta a los entrenamientos. Es algo en lo que incidimos bastante, los jugadores la verdad que han sido muy profesionales en este aspecto y yo creo que van a volver a su día a día con relativa facilidad.

¿De qué manera ayuda el área de psicología a los jugadores durante este tiempo?

Desde el área de psicología tenemos dos pautas generales. Para esta situación y para la temporada. Una es que prevenimos, o intentamos prevenir, antes de corregir. Y la otra es que intentamos trabajar con pautas generales, pero siempre con un trabajo como dice el míster individual e individualizado. A cada uno y en función de sus necesidades. En cuanto a prevención antes que correción, en los primeros días de confinamiento nos dedicamos desde la generalidad, a todos, les dimos una serie de pautas para cumplir a lo largo del confinamiento. Una era la de hábitos y rutinas, que ya lo hemos hablado, y otra la de trabajar mucho la aceptación. Porque cuando hay algo sobre lo que no tienes ningún poder, tienes que aceptar. Que no es lo mismo que resignarse. Aceptamos pero nos centramos en lo que sí podemos hacer, en lo que sí podemos controlar. Hablamos mucho de cómo regular los patrones de sueño, porque sabemos que es algo que influye en el rendimiento pero también en el día a día, en tu estado de ánimo... Entonces hicimos una serie de tutoriales para explicarles cómo podían regular el sueño, porque podía haber problemas. También hablamos mucho de inteligencia emocional. Estábamos en un momento en el que todos, futbolistas, trabajadores de cualquier tipo, vamos a tener muchos vaivenes emocionales dentro de un mismo día, entonces aprovechamos porque habíamos visto mucho sobre inteligecia emocional, pero aplicada a la competición, en este caso lo aplicamos a la situación. Que entendieran cada emoción cómo surge, qué busca y cómo puedes utilizarla a tu favor. Si la intensidad de esa emoción te sobrepasa es cuando hemos dado una serie de técnicas y de herramientas para que aprendan ellos a regularla. Además de eso, a nivel general hemos estado trabajando en algo que se llama la personalidad resistente, que son tres atributos que se pueden entrenar y desarrollar en una persona y que te ayuda a afrontar las situaciones de reto con una mayor predisposición y mayor confianza. Eso en cuanto a lo general, pero sí que es cierto que nos adaptamos al individuo, a la persona. Y con este escudo, estas herramientas generales que hemos dado, vamos uno a uno viendo cuál es su situación y tratando de particularizar si es que hay alguna situación específica y ayudarle con estas herramientas, y con las que haga falta.

¿Piensa que la situación ha puesto en valor la figura del psicólogo deportivo dentro de una estructura profesional?

Pues ojalá. La verdad que no tengo información de que clubs hayan contratado por esta situación a psicólogas o psicólogos, pero hay un montón de profesional muy válidos ahí fuera y están esperando su oportunidad. Ojalá esta situación sirva para ayudar a esto. Yo de todas formas quiero aprovechar esta pregunta para un poco desligar lo que es la palabra psicólogo o psicóloga con problema. Por lo menos, aquí en el Levante como vemos la psicología es como potenciadora. Por supuesto que hay una parte de cuando hay problemas, entrar a tratar de ayudar a los jugadores o jugadoras. Pero aquí lo vemos como potenciadora, como un aspecto más que se entrena día a día, igual que entrenas la parte táctica puedes entrenar la autoconfianza, entrenar el manejo del error, la concentración... Entonces me gustaría que se ligara como potenciadora, como que entrenamos mentalmente, antes que como solucionadora de problemas.

¿Ha percibido cierta ansiedad de los futbolistas durante el confinamiento?

No, la verdad que no se han dado ese tipo de situaciones. Yo creo que tenemos jugadores, todos ellos, que son muy fuertes mentalmente. Han estado muy centrados en el día a día, en sus entrenamientos, en respetar sus hábitos y rutinas y no hemos tenido este tipo de situaciones.

"No sería algo extraordinario que hubiera miedo. Es una emoción adaptativa y está ahí para ayudarnos de alguna forma, siempre y cuando su intensidad no nos sobrepase"

Juan Miguel Bernat, psicólogo del Levante

¿Cree que en algún futbolista puede existir un especial miedo o preocupación por el rentorno y la exposición a un posible contagio? Y, en ese sentido, ¿cómo se gestiona?

Estamos finalizando durante estos días una evaluación psicológica de la plantilla para saber el equipo en qué condiciones llega. Pero, en cualquier caso, yo quiero decir que no sería algo extraordinario que hubiera miedo. El miedo, como todas las emociones, es una emoción adaptativa y está ahí para ayudarnos de alguna forma, siempre y cuando su intensidad no nos sobrepase. En este caso qué pretende el miedo, que tengas cuidado y extremes precauciones ante la situación. Por lo tanto, a lo mejor no miedo, pero respeto ante la situación, yo no lo calificaría de algo malo y nos va a ayudar a cumplir con las pautas, recomendaciones y el protocolo que nos ha mandado LaLiga. Y en ese sentido ayuda muchísimo. Porque una situación de miedo nos ayuda a todos a saber qué hacer de una forma clara. En este caso el protocolo nos lo marca: hay que venir vestido, aparcar el coche en determinado sitio, hay que ir directamente a tal sitio... De esa forma, lo que hace es asegurarnos no de que nos vayamos a contagiar pero sí de que la probabilidad de que sucedad, si hacemos las cosas bien en lo que depende de nosotros, se reduce al máximo.