LEVANTE

Paco López supervisa la vuelta al trabajo del Levante

La plantilla granota se dividió en cinco grupos compuestos de un máximo de seis futbolistas en el primer día de entrenamientos individuales en Buñol.

Paco López y sus jugadores, antes de entrenarse.
Alberto Iranzo.

El Levante ya ha echado el balón a rodar. Con Paco López pendiente del primer día de trabajo, la plantilla en su totalidad se dividió en cinco grupos compuestos de un máximo de seis efectivos repartidos en los tres campos de césped natural en la Ciudad Deportiva de Buñol.

Aitor y el preparador de porteros.

La plantilla granota vive ya su 'nueva realidad'. Mascarillas, guantes desechables y la distancia social eran la pauta comunes de los grupos, que fueron alternando a lo largo de la mañana en los diferentes campo con distintos ejercicios planificados.

En ese sentido, preparar a los jugadores para la vuelta a la competición y recuperar las sensaciones con balón son las pautas establecidas en los primeros días de entrenamientos individuales. Otros aspectos entrarán en juego cuando se puedan ejercitar en grupos más numerosos.

Morales, antes de entrenarse.

En esta fase, prima la readaptación de los futbolistas al ritmo de trabajo de cara a aclimatar el cuerpo a las exigencias del día a día de cara al regreso de la competición tras más de 50 días de confinamiento en España.